En peligro derechos comunitarios en Sierra La Laguna

Sierra

El único bosque de pino-encino y la única selva baja caducifolia de Baja California Sur está en peligro, porque la Ley Forestal del Partido Verde, si se aprueba, simplemente hará a un lado a las comunidades. No hace mucho, el resolutivo del Tribunal Federal Administrativo que hace poco salvó a esta zona de entrada la minera Los Cardones, al reconocer la importancia del desarrollo comunitario sobre el interés corporativista de la gente del multimillonario Ricardo Salinas Pliego.

La ley que busca imponer la hija del magnate, la senadora por el Partido Verde y presidente de la Comisión de Medio Ambiente, Ninfa Salinas, derriba precisamente el derecho de los pueblos originarios, así como el de mujeres y jóvenes. Ya lo dijo el biólogo Raúl Benet en su espacio de opinión en Aristeguinoticias.com es una legislación “autoritaria en cuanto a transparencia, rendición de cuentas y participación ciudadana. Dañina porque desatiende el aprovechamiento sustentable comunitario como estrategia central de conservación y desarrollo en los territorios forestales”.

Hay mucho que están conscientes del valor cultural y natural de Sierra La Laguna; por ejemplo, la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio) registró 390 géneros de plantas registradas y la considera una “isla” de vegetación.

 “La ley que están tratando de imponer es contraria al bienestar de los bosques y a los intereses de las comunidades indígenas, ejidos y núcleos agrarios comunales, que son los dueños de la inmensa mayoría de los bosques y a quienes se pretende seguir haciendo a un lado de la toma de decisiones sobre sus propios territorios”, explica Benet.

Si tomamos en cuenta que, además, las dependencias dedicadas a proteger el medio ambiente fueron desarticuladas por el Partido Verde, pues el panorama es sombrío. Actualmente la Dirección General de la Reserva Biosfera Sierra La Laguna se encuentra acéfala. Al antiguo director, Jesús Quiñones, parece que lo sacaron de la jugada.

 Por ahora, los dos encargados principales de administrar nuestro patrimonio natural son Rafael Pacchiano de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y Alejandro del Mazo Maza de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), ambos más preocupados en apoyar a su familia en las elecciones del Estado de México: Alfredo del Mazo Maza.

@cachobanzi

Link de interés:

http://aristeguinoticias.com/2104/mexico/podra-el-partido-verde-imponer-finalmente-su-ley-forestal/

http://www.fao.org/docrep/008/j2628s/J2628S13.htm

En peligro derechos comunitarios en Sierra La Laguna

En BCS la ciudadanía venció a minera Los Cardones

LosCardones

Otro mundo es posible cuando se construye desde lo local o, al menos, ese mensaje que envía el Frente Ciudadano del Agua y la Vida tras recibir el veredicto Sala Especializada en Materia Ambiental y Regulación, del Tribunal Federal de Justicia Administrativa que ordena a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) a cancelar la autorización condicionada que entregó al proyecto minero a cielo abierto Los Cardones para explotar oro en la zona de amortiguamiento de la Reserva de la Biosfera Sierra La Laguna.

La sentencia no solo pone freno a la llegada de esta industria extractiva al área natural protegida, sino que reconoce algo fundamental: el derecho que tienen las comunidades locales dentro de las zonas de importancia natural y, al mismo tiempo, cuestiona la forma de evaluar los proyecto dentro de la Dirección General de Impacto y Riesgo Ambiental de la Semarnat. La autoridad ambiental deberá reiniciar la evaluación de impacto ambiental de la empresa Desarrollos Zapal ligada a Invecture Group y al empresario Ricardo Salinas Pliego, y deberá tomar en cuenta el artículo 48 de la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente (LGEEPA):

“En las zonas de amortiguamiento de las reservas de la biosfera sólo podrán realizarse actividades productivas emprendidas por las comunidades que ahí habiten al momento de la expedición de la declaratoria respectiva o con su participación, que sean estrictamente compatibles con los objetivos, criterios y programas de aprovechamiento sustentable, en los términos del decreto respectivo y del programa de manejo que se formule y expida, considerando las previsiones de los programas de ordenamiento ecológico que resulten aplicables”.

La jugada legal fue inteligente. Dieron los elementos suficientes para demostrar la incompetencia del Partido Verde al frente de las dependencias ambientales. También tenemos que resaltar el trabajo de aquellos funcionarios que crearon el Programa de Manejo de la Reserva de la Biosfera al insertar ciertos candados pese a las presiones de dependencia federales promotoras del “progreso” o “desarrollo”: la Secretaría de Economía que defendió las concesiones que ahí se establecieron para, más tarde, una vez instalado el libre mercado para permitir a la Inversión Extranjera Directa (IED), sin importar la concepción e interacción del territorio de los locales.

En #NuestraOpinióndeMierda creemos que con el resolutivo la ciudadanía organizada se apunta un triunfo más dentro de la historia del gran conflicto ecológico-distributivo que abrió paso a la movilización social en La Paz, Los Cabos y Todos Santos, pero que se replica en otros municipios en contra del extractivismo minero, el más reciente, Loreto. Un paso más para obtener una justicia ambiental real.

Sin embargo, no debemos emocionarnos si tenemos en cuenta que el Partido Verde sigue en el Senado de la República desmantelando los años de avance en la construcción de un marco legal ambiental funcional. Un ejemplo de esto es el proyecto que impulsa Ninfa Salinas, hija del multimillonario, que quiere que se apruebe una lánguida Ley General de Biodiversidad o, bien, la nueva Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable aprobada por el PRI, PAN, PVEM y PES que cerró la posibilidad a órganos civiles de vigilar la política forestal mexicana sin capacidad de veto.

 

 

En BCS la ciudadanía venció a minera Los Cardones

La narcoviolencia: el alma de la ciudad turística

16990853_1388613717825621_338079418_o.jpg

Los Cabos es bisnes, y huele a billete verde, billetes que circulan en un edén para desarrolladores inmobiliarios, hoteleros y spring breakers. En esta ciudad turística los negocios aquí prosperan de manera legal o ilegalmente gracias a una economía extractiva que esculpe las condiciones para ambas actividades. En Los Cabos está el sueño de muchos mexicanos del centro del país que se alimenta de un supuesto crecimiento, una especie de sueño americano, pero en México.

Para comprender como funciona el neoliberalismo en el metabolismo de la ciudad, es fundamental recordar la palabrilla que últimamente hemos utilizado en esta su columna rasposa #NuestraOpinióndeMierda: extractivismo. La Revista CEPA (2014) recuerda que el modelo extractivista implanta o crea economías de enclave sobre territorio nacional, ya sea la ciudad o el campo. El objetivo es simplemente poner sus ojos en el mercado mundial con el aprovechamiento de los recursos turísticos.

Como enclaves operan los agronegocios, la minería pero también las zonas turísticas, los parques naturales, y los espacios urbanos que están vinculados el capitalismo mundial. Como economía de enclave de tipo extractivista funciona la producción de flores en la sabana de Bogotá, que supone el traslado de agua al mercado mundial. Son enclaves las maquilas, las zonas francas, los puertos y también los eslabones de la “economía ilegal” (una noción cada día más difícil de usar por la hibridación con lo legal), ligados a la trata de personas– al tráfico de especies animales, al comercio mundial de estupefacientes, al blanqueo de divisas…

Entonces, podemos comprender que el extractivismo es el conjunto de actividades económicas –con sus correspondientes derivaciones militares, sociales, políticas, ideológicas y culturales– que posibilitan el flujo de materia, energía, biodiversidad y fuerza de trabajo desde un territorio determinado hacia los centros dominantes en el capitalismo mundial, donde se consumen a gran escala para garantizar la reproducción del capital (Revista CEPA; 2014)”.

Diego Carrión Sánchez y Ricardo Sánchez Cárdenas explican que en la ciudad turística o enclave turístico comienza un proceso de privatización de bienes públicos: playas, terrenos cercanos y vías de acceso a favor de hoteles o la industria de turismo residencial. Esto significa mayor control del territorio mediante “el respeto a la propiedad privada y la fijación de tarifas prohibitivas para los habitantes locales, es decir, el acceso a hoteles, sitios turísticos, residencias y urbanizaciones, está por encima de los ingresos promedios de la población (Cordero, 2011, pp. 36,37). El efecto inmediato de la privatización es el incremento del precio de la tierra (p.37)”.

Esta desigualdad ha sido detectados por el investigador Manuel Ángeles et al (2012) en Baja California Sur: Crecimiento Turístico y Desarrollo Humano; en BCS y Los Cabos es necesario “se inicie un proceso de reforma del modelo de crecimiento aplicado hasta ahora, que tiende a beneficiar a pocos, que genera una desigualdad creciente, y daña el medioambiente. Más aún, la crisis económica global resalta la vulnerabilidad de que regiones descansen exclusivamente en un solo recurso o mercado como estrategia de desarrollo”.

En muchos casos, la gente que llega al destino turístico en busca de un empleo no logrará encontrar una vivienda digna en los sitios de mayor plusvalía de la ciudad y, así, comienza la apropiación de nuevas áreas, zonas de exclusión en la periferia de la ciudad turística. Lo único que vale es su fuerza de trabajo. Nunca alcanzarán los frutos prometidos por la ciudad turística, en cambio aumentará la precarización de los grupos que viven en esta periferia, en este no lugar ante los designios del capital.

Los parámetros laborales que se imponen en toda la economía replican lo que sucede en los enclaves, que viene a ser la generalización de los salarios chinos, no importa si se trata de actividades propiamente primarias, o del sector servicios, o de lo que queda de industria. Al mismo tiempo, se eliminan los sindicatos y se obstaculiza la lucha colectiva de los trabajadores, a la par con el incremento del trabajo informal, la terciarización laboral, y la eliminación de los derechos de los hombres y mujeres que viven de su trabajo. La degradación laboral se convierte en una de las cartas de presentación que ofrece el Estado y las clases dominantes locales para atraer inversiones extranjeras, quienes argumentan que en este país existe una fuerza de trabajo barata, capacitada y sumisa dispuesta a dejarse explotar por los inversores extranjeros que quieran invertir su capital en nuestro territorio (Revista CEPA).

¿Narcoextractivismo?

Gracias a la desigualdad del ingreso en Los Cabos es evidente, las colonias pobres se multiplican en la sociedad capitalista, y no solo se generan las condiciones de mano de obra barata para la maquinaria turística sino para el narcoextractivismo. Tal vez sea aventurado lanzar este término, pero si será necesario poner atención sobre las implicaciones de una actividad que cumple muchas de las características que definen al extractivismo, y que se enlaza a las dinámicas globales mediante el sistema financiero mundial y de expansión territorial del capitalismo neoliberal.

Martin Scarpacci (2015) en su artículo Ciudades estratégicas: entre el extractivismo y el narcotráfico. La violencia en el paradigmático caso de ciudad Rosario, desarrolla un texto en el que muestra la relación entre ciudad-región y región-resto del mundo, y en esta dialéctica señalará “la vinculación existente entre los mercados legales e ilegales de la economía y cómo ésta afecta a la ciudad modificando el espacio donde interactúan las personas con los medios de producción”.

El autor se propone a reflexionar cómo el excedente capitalista de ambos negocios “se cristaliza en gran medida en la construcción edilicia o en grandes desarrollos inmobiliarios, pero también a nivel de usos de suelos expandiendo innecesariamente la frontera urbana, subordinando al territorio y la ciudad a las lógicas especulativas de mercado”. ¿Será posible considerar a Los Cabos al igual que Rosario como una enorme lavadora de capitales?

Quizá aquí sea necesario atreverse a usar el trabajo de Sayak Valencia Triana (2012) que utiliza el término del capitalismo gore para visibilizar “la complejidad del entramado criminal en el contexto mexicano, y sus conexiones con el neoliberalismo exacerbado, la globalización, la construcción binaria del género como performance política y la creación de subjetividades capitalísticas, recolonizadas por la economía y representadas por los criminales y narcotraficantes mexicanos, que dentro de la taxonomía del capitalismo gore reciben el nombre de sujetos endriagos.”

En primer lugar, es necesario apuntar qué entendemos por capitalismo gore: con dicho término nos referimos al derramamiento de sangre explícito e injustificado, al altísimo porcentaje de vísceras y desmembramientos, frecuentemente mezclados con la precarización económica, el crimen organizado, la construcción binaria del género y los usos predatorios de los cuerpos, todo esto por medio de la violencia más explícita como herramienta de “necroempoderamiento”.

Por medio de prácticas violentas de autopoder “rentables dentro de las lógicas de la economía capitalista (p.84)”. El cuerpo, la carne humana, se convierte en una mercancía necesaria al servicio del sistema económico paralelo. Asalariados criminales que tienen en automático a un mejor estatus de vida. Una pequeña dosis de “felicidad”. El asalariado criminal accede a las recompensas de un sistema consumista que les permite gastar como si fueran los nuevos ricos de la ciudad, aunque sea por un fin de semana, sin importa ser el próximo en aparecer acribillado en redes sociales o en un medio de comunicación tradicional.

En #NuestraOpinióndeMierda creemos que aún falta mucho qué investigar, pero es lógico observar lo bien que se llevan la industria extractiva turística y el narcoextractivismo: tanto en la especulación inmobiliaria como en el proveer de drogas. La ciudad turística crea las condiciones para tener mano de obra barata para el sector legal e ilegal.

Lo único que nos preguntamos: ¿Cuánto vale la vida de una persona?

Atte.

@El_Organismo

Links de interés
http://www.rosalux.org.ec/attachments/article/753/Pensar%20las%20alternativas%20V2.pdf
http://www.conflictosmineros.net/noticias/10-colombia/16905-extractivismo-enclaves-y-destruccion-ambiental
http://nuso.org/media/documents/Logros_y_contradicciones_del_extractivismo._Bases_para_una_fundamentaci%C3%B3n_emp%C3%ADrica_y_anal%C3%ADtica__Febrero_2014.pdf
http://www.e-publicacoes.uerj.br/index.php/rdc/article/view/20919/15364
http://www.elespectador.com/opinion/turismo-extractivista-vs-turismo-sostenible
https://www.aldhea.org/aporte-al-debate-el-extractivismo-como-categoria-de-saqueo-y-devastacion/
http://www.uabcs.mx/secciones/descarga/archivo:18092015_101216_2012%20Baja%20Californi%20Sur%20Crecimiento%20Desarrollo%20Humano.pdf
http://www.relacionesinternacionales.info/ojs/article/view/331.html

La narcoviolencia: el alma de la ciudad turística

BCS padece corrupción y extractivismos

extrac

Tú te preguntarás: “¿Por qué chingados me debe interesar qué es el extractivismo?”; y, entonces, yo te responderé: “al saber sobre esto, entenderás porque proyectos de esta índole, como la minería, crean conflictos entre habitantes de una localidad y los nuevos dueños de la tierra. Pese a esta discrepancia, el gobierno mexicano sigue imponiendo su lógica de manera vertical, en una agenda que permite justificar el “desarrollo” en territorios de provincia.

¿Recuerdas toda esa movilización que ocasionó la parálisis en la capital de BCS o en Todos Santos o en el destino turístico de Los Cabos a causa de una irregular aprobación de cabildo del XIV Ayuntamiento de La Paz en lo oscurito a favor de la minera Los Cardones? ¿Lo recuerdas? Pues toda esta tensión es causa directa del extractivismo minero.

Para comprender mejor el término, debemos aclarar que existen diferentes extractivismos. Según la definición que Eduardo Gudynas dio en una entrevista a principios de 2016 a un medio de comunicación, expresa que los extractivismos “son la apropiación de grandes volúmenes de recursos naturales, o bajo procedimientos muy intensivos, donde la mitad o más son destinados a la exportación a los mercados globales”.

Algunas de estas actividades modifican el territorio por culpa del capital: el dinero todo lo puede. Cash money, baby. El espacio natural jamás será el mismo. Aquí catalogamos, entonces, a una de las formas más conocidas en BCS, por supuesto, nos referimos a la megaminería a cielo abierto o en fondos marinos; otra que no puede faltar es el fracking o fractura hidráulica que en palabras llanas es un proceso para hacer cagada las piedras en el subsuelo y con químicos extraer gas; la pesca industrial (¿recuerdan los barcos sardineros en el Golfo de Ulloa, al norte de BCS?); los monocultivos como las plantaciones de palma que devastan miles de hectáreas de selva; la extracción de petróleo, solo por nombrar unos cuantos ejemplos.

Para dejarlo más claro, Hans-Jürgen Burchardt (2014) resalta que “el eje del modelo es la expansión de los sectores e industrias extractivistas en el sentido tradicional, como la minería y los combustibles fósiles (petróleo, gas, carbón), pero también los productos agrícolas y forestales en monocultivo, tales como la soja, el caucho, el azúcar de caña y el aceite de palma”.

Entonces, te preguntarás: “¿Cómo vergas está pasando esto?”. Y te diré que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte en los noventas que nuestro peloncito tecnócrata (Carlos Salinas) firmó para mejorar “el desarrollo del país” (en próximas publicaciones explicaré el porqué de las comillas). ¿Pero sabes qué pasó en realidad? La rúbrica del prócer del neoliberalismo mexicano permitió abrir el territorio nacional para que runfla de corporativos extractivistas entraran a competir por regiones en las que ya existían comunidades locales, muchos de ellos pueblos originarios, que perciben su entorno de una peculiar forma.  Claro, una empresa no entiende de significados culturales y de identidad, ellos solo imaginan como esos recursos naturales se convierten en un montón de billetes verdes que circularán directo a sus cuentas bancarias.

Debemos observar a este bicho llamado extractivismo en sus múltiples caras, el cual, emana de la lógica de unos cabrones, unos cuantos, que nos despojan del territorio a través de la manipulación de las leyes a su conveniencia: el extractivismo fluye bien dentro de la corrupción, no solo en BCS sino en el resto de México y América Latina. La injusticia ambiental es latente para los que no tiene el poder corromper al Estado a su favor.

#NuestraOpinióndeMierda coincide totalmente con Gudynas (2016) cuando dijo que hay muchos ejemplos que “muestran una íntima asociación entre los extractivismos y la corrupción. Es que los extractivismos en casi todos los casos implican emprendimientos que tienen efectos ambientales (y sociales) tan negativos, que la corrupción es necesaria al menos en dos frentes: para ocultar sus impactos y consecuencias, y para lograr la asistencia del Estado en imponerlos.”

Sin sobornos no hay negocio.

 

Atte.

@El_Organismo

 

Links de interés:

http://webcache.googleusercontent.com/search?q=cache:http://ambiental.net/2016/04/corrupcion-extractivismos-y-dano-ambiental-una-intima-asociacion/&gws_rd=cr&ei=8nqrWK6uBeTa0gLKrYvwAg

http://nuso.org/media/documents/Logros_y_contradicciones_del_extractivismo._Bases_para_una_fundamentaci%C3%B3n_emp%C3%ADrica_y_anal%C3%ADtica__Febrero_2014.pdf

http://www.laizquierdadiario.com/Consecuencias-del-extractivismo-en-America-Latina

 

 

 

BCS padece corrupción y extractivismos

La Canadá que solapa el despojo de territorios en BCS

canada

La contrastante y multicultural Canadá. La monarquía constitucional más friendly de América. Un país cuyo primer ministro, Justin Trudeau, destaca en sus discursos las frases: justicia, cuidado medioambiental, democracia, derechos humanos. Amigos de México porque tienen el 74 por ciento de las concesiones para exploración minera en el territorio. Sí, la misma nación que se tragó sus palabras,  y dejó que el soberano de TrumpLand siguiera disparando su demagogia venenosa contra los mexicanos.

En Baja California Sur recordamos bien a Canadá. Los recordamos cada que una las compañías canadienses intentan entrar a la entidad, gracias al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Hay dos empresas mineras que por más 10 años insisten con trabajar en la media península: Argonaut Gold con su proyecto La Pitahaya y Vista Gold que se unió a su vez con Invecture Group (Salinas Pliego) para crear Los Cardones. Estas dividieron a la sociedad, y son causante de  la movilización de miles de ciudadanos que no desean extractivismo en la Reserva de la Biósfera Sierra La Laguna.

Debemos recordar que el desarrollo extractivista que padecemos, mucho tiene que ver con el paquete neoliberal que México aceptó con el TLCAN y la llegada de Inversión Extranjera Directa (IED), y ahora estos acuerdos serán renegociados por Donald Trump. Canadá ya dejó solo a México, pero seguramente esperará el momento para defender su capital extractivista para llevarse minerales estratégicos en tierras mexicanas y dejar toneladas de desechos.

Por eso, es preciso recordar que “las políticas gubernamentales uso de normas y leyes, de orientación de proyectos que son impulsados por los gobiernos, en coalición con los grupos económicos, políticos y sociales cercanos, de manera de fortalecer sus beneficios particulares, de mantener la base de sus privilegios y formas de acumulación” (Rodríguez Wallenius CA; 2007).

Hace poco Andrés Manuel López Obrador, el aspirante a la presidencia de México, como parte de su decálogo para defender a México frente a Trump. Una de sus estrategias es precisamente unir más lazos con el sector minero canadiense, como si no fuera suficiente el daño que han hecho por acá a las comunidades locales.

En serio, es difícil pensar mal de Canadá por su característica amabilidad, cuando nos dio a Jim Carrey, Neil Young y Leonard Cohen; el hockey y la cerveza; la policía montada. Sin embargo, en #NuestraOpinióndeMierda, en BCS, México y América Latina lo único que ofrece Canadá con sus compañías extractivas es el despojo de los territorios y bienes comunes de las poblaciones a cambio de daños ambientales.

Atte.

@El_Organismo

La Canadá que solapa el despojo de territorios en BCS

TrumpLand, y los encabronados de México

trump

Es oficial, vivimos en TrumpLand.  El adjetivo que dio Michael Moore a Donald Trump en un documental en el que dibuja al gringo que llegó al trono, al “pináculo de la democracia moderna”. La reacción fue inmediata. Miles de mujeres salieron a las calles de las ciudades más importantes de Estados Unidos. Su asunción fue parte de manojo de noticias generadas durante la semana pasada y, nubló por un momento en los medios de comunicación, las movilizaciones que suceden por cuarta semana consecutiva en el territorio mexicano, una de las más importantes, ocurrió en Baja California. Algunos se atreven a decir que 2017 será el nuevo 1968, pero eso ya lo veremos.

Y es que si hacemos un análisis sobre las peores noticias para la mayoría, seguramente disputarían el puesto: el aumento de la gasolina como detonador de una crisis de credibilidad al sistema político; la privatización del agua en BC, un tema pendiente en Baja California Sur y Trump. Sin embargo, hay mucho por celebrar. La acción ciudadana pone nerviosos a quienes ostentan el poder político y económico de México, digo, les preocupa que se derrumbe la simulación de democracia en la que vivimos.

Desde que inició 2017, todos los políticos hacen como que trabajan. Todos hacen como que se preocupan. En Baja California, por ejemplo, el gobernador Kiko Vega creyó que perdonando impuestos la gente regresaría contentos y felices a casa. No fue así. Tuvo que tragarse su soberbia y, una semana después, envió una iniciativa para la abrogación de la Ley de Aguas que permitía, aunque lo niegan sus impulsores, la privatización del agua.

Entonces, esa ola de recortes del 20% o del 10% a los sueldos de mandatarios y funcionarios estatales ocurrió en varias entidades, una estrategia para apaciguar a los miles de encabronados que protestan; pero el 22 de enero, las movilizaciones sociales en la nación continuaron.

Todo apunta que la economía estadounidense se contraerá. En TrumpLandMéxico tomará el lugar que le corresponde, volverá a ser el hermano incómodo, sin dinero y criminal culpable de la decadencia, la justificación ideal y, claro, Baja California Sur seguirá siendo una extensión del american dream

Al final, en #NuestraOpinóndeMierda, Trump servirá para unir a los mexicanos, será otra razón para protestas más intensas, por el simple hecho de imaginarnos de lo que será él capaz para make América great again y, en el proceso, ganar más dinero.

Atte.

@El_Organismo

 

TrumpLand, y los encabronados de México

Las pensiones eternas para magistrados y la pinche austeridad

los-jornaleros-de-tierra-negra-2

Qué chingados te va importar la austeridad cuando tienes un sueldo de 89 mil pesos desde 2011. Claro, hay que cuidar la salida y, como una bonificación extra, los diputados del PAN y el PRI, aprobaron a final año la pensión vitalicia para magistrados. Justo a tiempo, a finales de 2016, si consideramos que Daniel Gallo, presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado, termina en 2017 termina su segundo periodo.

Nosotros los clasemedieros tenemos que conformarnos con un aumento de dos o, si tenemos suerte, cuatro pesitos. Ellos, los que están en puestos estratégicos del sistema político-judicial-legislativo-electoral, se aprueban a toda madre la cantidad que necesitan para “hacer bien su trabajo”. La neta, es una grosería; para los que no quieren dejar el poder la austeridad es un chiste reciclado, una broma mal contada una y otra vez.

Simplemente, en 2014, la Comisión Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo (CONEVAL), el número de personas en pobreza extrema en la entidad aumentó de 25 mil 800 a 29 mil 500 en dos años.

“Somos unos de los poderes con los sueldos más bajos”, dijo Gallo al verse acorralado por la astuta periodista Gladys Navarro cuando le preguntó sobre austeridad en la dependencia de judicial.

El cinismo es bárbaro del funcionario, y nadie puede olvidar que logró conseguir una lujosa notaria en Ciudad Constitución a su querida hermana:  Lourdes Susana Gallo Rodríguez. Ya ni el alcalde que “roba poquito”. Este tipo de privilegios solo puedes obtenerlos cuando solo busca el beneficio propio para la próxima jornada electoral o para alguno o que otro negocito.

Cuauhtémoc López Guzmán, en 2012, escribió en el artículo Instituciones, inequidad y sistema de privilegios:

“Existe en México un sistema de privilegios gestado desde la colonia que obstruye el avance democrático, el desarrollo económico y la observancia del Estado de derecho. Este sistema de privilegios ha producido: a) La subordinación de las instituciones formales en la lucha por el poder; b) La inequidad como expresión de un sistema excluyente y no competitivo; c) La débil observancia de las leyes por el propio desacato histórico a las mismas por el Estado mexicano.”

Exactamente a eso nos referimos: tenemos un sistema deplorable en el que la pinche austeridad se contrapone directamente a los privilegios que solo el dinero público puede otorgar. ¿Acaso estamos condenados a padecer para siempre esta enfermedad de acumular más poder y más dinero?

En #NuestraOpinióndeMierda solo podemos recordar un comentario que circuló la semana pasada en Facebook:

“¡Pensión vitalicia para todos los sudcalifornianos! Eso sería justicia.”

Atte.

@El_Organismo

Imagen