Dos átomos de Hidrógeno y uno de Oxígeno

DSCN9760

(Foto: Obras para captación de agua en la ciudad de La Paz)

Frank Aguirre

Domingo 13 de agosto. Eran las 7:50 de la mañana y ya hacía calor. Humedad sabor a infierno. La temperatura quemaba tu piel, incluso bajo la sombra. El clima no era benevolente ni siquiera porque estabas recién bañado. En las afueras de un hotel del cual no recuerdo el nombre, nos juntábamos una tercia coches en caravana para salir con dirección a zonas aledañas a la mítica Ciudad Obregón. Después de tres horas de viaje en carretera: la primera parada. Un pueblo con una similitud que bien pudiera ser cualquier comunidad cercana a la sierra de La Laguna en  Sudcalifornia. El pueblo se caracterizaba por calles de tierra y casas modestas de un piso, todas y todos los habitantes en la banqueta o en la sombra: conviviendo, cotorreando, observando detenidamente a quienes ingresamos a la comunidad. La diferencia entre el lugar a donde llegamos y cualquier pueblo aledaño a la Sierra de la Laguna recae en dos cosas importantes: viviendas hechas con adobe y carrizo, y habitantes con un imponente, orgulloso y marcado rasgo étnico. Estábamos en territorio Yaqui. Potam, para ser preciso.

   Los que presenciamos ese momento histórico en la reunión entre el Ingeniero Cárdenas y la Tribu Yaqui, no parábamos de sentir a flor de piel la impotencia de las palabras de denuncia por parte de los jefes y capitanes de Potam: Buscan desarrollarse en base a tecnología sustentable (energía eólica, parques solares y ecotecnias para captar agua), el gobierno PRIISTA se los impide, sin fundamento, y no, no piden dinero. Lo mismo pasó en Vicam (comunidad adherente al Consejo Nacional Indígena) con la presa la angostura y en Loma de Bacum, la última línea de defensa contra el gasoducto ilegal que busca imponer una empresa sobre sus tierras poniendo en peligro a sus niñ@s y miembros de la comunidad (extrañamente el mismo gasoducto le saca la vuelta a Obregón por 30 kilómetros).

20906959_10159166344190635_2103600884_o

   Lo expuesto por la comunidad Yaqui puso en perspectiva lo sucedido hace unos años en La Paz y el cambio de uso de suelo ilegal que quiso otorgar el cabildo a la minería a cielo abierto: ¿Y si el gobierno no “escucha”? ¿y si el gobierno impone? ¿Y si el gobierno es cómplice? ¿Qué va a pasar cuando la crisis del agua nos alcance al igual que la comunidad yaqui de Vicam?

Error, en La Paz ya vivimos una crisis de agua de la cual nadie habla:

   Desde hace más de 10 años en la ciudad tenemos el famoso método de “tandeo”, nos hemos acostumbrado a creer que cada 3 días te llegue agua a tu casa, que es normal si no tienes aljibe esperar unos días a que vuelva el agua, pedirle agua al vecino. NO. No es normal, debería de llegarnos todos los días, a todas horas.

20904288_10159166343730635_1291382813_o

   ¿Qué pasa? Nos hemos acostumbrado a “barrer” la arena del patio o del pavimento a manguerazos, a echar agua a la tierra “para que no se levante el polvo”, a dejar la llave mal cerrada, o a durar en la regadera hasta 20 o 30 minutos, ¡a tener pasto ¡EN UNA ZONA DESÉRTICA! Hemos hecho costumbre ver el agua correr en la calle y no buscar la fuente del derrame, denunciar las fugas, cerrar las llaves. También nos hemos acostumbrado a ver fotos de funcionarios de alto nivel inaugurando pozos, o posando al lado de una tubería “sofisticada”. Pero el agua sigue sin llegar.

  El agua sigue sin llegar desde Fidepaz hasta la Márquez de León. No llega porque como casi todo en las instituciones de este país el sistema de agua potable está mal distribuido, carece de tecnología adecuada para nuestro contexto árido y de densidad poblacional. Nuestros funcionarios municipales, dispuestos siempre a superarse, no están siendo atendidos, no están siendo capacitados y profesionalizados conforme a la urgencia y emergencia. Porque “no hay dinero”. Todo lo anterior tiene que ver con financiamiento. Financiamiento que TÚ querida y querido lector, y yo, estamos desembolsando día con día cada que pagamos algún consumible con IVA, cada que pagamos el predial o cuando declaramos impuestos, financiamiento que viene con NUESTRO VOTO. Y ese financiamiento existe, abunda, está a merced de unos cuantos personajes que muchas no escogimos, que en muchas ocasiones son elegidos por unos pocos que no representan ni un tercio del padrón electoral. Ese financiamiento se llama:

1.- Presupuesto de Egreso del Municipio.

2.- Presupuesto de Egresos del Estado (manejado por los diputados).

  En ninguno de los dos lugares podemos encontrar acciones concretas para abastecer de agua tanto a colonias populares como zonas pudientes de la capital de Sudcalifornia. Pero sí vemos campos de golf replicándose. Duplicándose. Vemos hoteles sin escrúpulos que se roban literalmente el agua. Vemos fugas que no se arreglan y mujeres acarreando agua ocho horas al día para poder cocinar, limpiar, bañar a sus hijos.

  ¿Qué pasaría si un día nos pusiéramos las pilas y empezáramos a captar agua de la lluvia? ¿Y qué pasaría si eso fuese ilegal? Nuestro derecho humano al agua hoy y mañana están en riesgo. Urge la democratización del agua para poder ser autosuficientes y ayudar a los demás a serlo, a captar agua con techos inteligentes, a filtrar agua con intervenciones urbanas y que ayuden a recargar los acuíferos y mitigar la infiltración de agua de mar, y reutilizar aguas grises en nuestros jardínes. A captar agua con tecnología avanzada que nos permita tomarle ventaja a la humedad y que permita reutilizarla para beber, para vivir.

   ¿Qué nos toca ahora? Cierra la llave, invierte en arreglar las fugas de tu casa, si puedes compra excusados ahorradores, barre con escoba no con agua, desaste de tu pasto (si tienes) y utiliza plantas nativas que están acostumbradas a la poca precipitación de la zona, denuncia las fugas incesantemente, pregúntale a tu diputado local cuánto están invirtiendo en modernizar el sistema de agua potable, exígele a tu diputado que te rinda cuentas sobre la democratización del agua, es tu empleado.

   El cambio climático ya está aquí, este año llueve, el que sigue quien sabe. Porque hoy podrás tener aljibe, pero mañana quien sabe si este lleno. Evitemos los conflictos por el H2O. Estamos a tiempo. Podemos lograrlo. Podemos hacerlo Aquí y Ahora.

Agradecimiento especial a todo el equipo, miembros y directivos
de Fundación para la Democracia, a todas las 8 comunidades del Yaqui, no están solos.

Dos átomos de Hidrógeno y uno de Oxígeno

Sudcalifornia: espiral ascendente de barbarie

FullSizeRender (6)

Roberto Galindo

No me siento desilusionado por el gobierno del estado, yo no voté por ellos para la gubernatura. Defraudados se deben sentir los que les creyeron al Partido Acción Nacional (PAN) y al actual gobernador sus promesas de campaña, sobre todo en lo que prometieron en cuanto a la inseguridad y la violencia; asuntos que antes de la contienda electoral de 2015 –entonces focalizados en algunos puntos del estado– ya daban muestras de los niveles de barbarie que han alcanzado y de la expansión que tendrían por toda la entidad.

            Antes de que el actual gobierno tomara “las riendas” del estado, la violencia criminal ya estaba instalada en Sudcalifornia, pero eso no los exculpa de no poner orden en la entidad que dicen gobernar. No hay excusa que valga, menos aquella de que es un problema heredado de administraciones anteriores; pues para eso llegaron ellos, para resolver los problemas de Baja California Sur. Y los ciudadanos hayamos o no votado por ellos tenemos el derecho y la obligación de exigirles nos den la seguridad que el Estado debe procurar a sus gobernados. Cuando el PAN y Carlos Mendoza Davis decidieron contender por la gubernatura, ya sabían a lo que se enfrentarían en cuanto al crimen organizado, no existen los políticos ingenuos, entonces dijeron saber cómo prodigar seguridad a los sudcalifornianos.

            Hoy Baja California Sur es uno de los estados más inseguros y violentos de la nación. Ahora el que fuera un paraíso para mexicanos y extranjeros es uno de los lugares más violentos del planeta, pues México es una de las naciones más violentas del mundo y Baja California Sur ocupa los primeros lugares de criminalidad a nivel nacional. Asesinatos en despoblado y en las urbes, ejecuciones en restaurantes y centros comerciales, balaceras en las playas más turísticas y fosas con cuerpos sin identificar. El huracán de la barbarie llegó tarde pero con vigor a la media península y, por desgracia, se estacionó en la entidad y poco a poco incrementa su fuerza.

            Hace tres años que se instaló la violencia en Sudcalifornia y apenas estamos viendo algunas de las consecuencias de la criminalidad armada. Y no es que los más de 600 decesos que se han acumulado desde julio de 2014 no importen, son lamentables tantas muertes, es una desgracia humana. Pero es apenas el comienzo, pues lo que fuera un destino de ensueño y un refugio de paz y tranquilidad ha dejado de serlo y como consecuencia el turismo mermará aún más y el desempleo se incrementará. Hoy vemos los primeros resultados negativos en las estadísticas de estos rubros; pero en las calles, en los barrios, en los espacios públicos ya experimentamos el incremento de la incidencia delictiva: asaltos en la vía pública, hurto en viviendas y negocios, robo de autos, entre otros, pero cada vez más violentos. Otra consecuencia será la depreciación de la tierra, de los bienes raíces, pues el interés por vivir en el estado disminuirá.

            Baja California Sur ya no es la tierra prometida, ya no es la entidad alejada de los problemas nacionales. Ahora es como el resto del país, casi una desgracia, y lo que nos queda como ciudadanos es mostrar nuestra inconformidad de manera pacífica y exigir resultados sensibles a nuestros gobernantes. Estamos a unos pasos de acostumbrarnos a sobrevivir entre fuegos cruzados, a normalizar la violencia en nuestras vidas, la muestra es la pasividad ante los últimos sucesos y seguir diciendo “es entre ellos”. Ellos andan entre nosotros y en estos asuntos del ellos al nosotros hay sólo un momento y un lugar, como les sucedió a esos nosotros que ya forman parte de las estadísticas de esos ellos, los que conforman los daños colaterales de esta espiral ascendente de barbarie que es hoy Sudcalifornia.

 

Roberto E. Galindo Domínguez

Escritor, maestro en ciencias, arqueólogo, buzo profesional, literato, diseñador gráfico. Cursa la maestría en Apreciación y Creación Literaria en Casa Lamm. Miembro del taller literario La Serpiente. Escribe para la revista Contralínea.

Sudcalifornia: espiral ascendente de barbarie

#LaCuchara: ¿Dónde quedó la Biblioteca de las Californias?

biblio

Sandino Gámez

Nunca antes, hasta el mes pasado, en los 45 años de existencia del H. Ayuntamiento de La Paz, un oficial de la crónica municipal se había dirigido al público denunciando la pérdida de bienes y documentos de carácter histórico en Baja California Sur.

        Puede decirse que es histórico y digno de colocarse en los anales de la crónica sudcaliforniana que el cronista municipal de La Paz, Luis Domínguez Bareño, haya salido a la escena pública a denunciar la negligencia gubernamental estatal y municipal persistente sobre el sector cultural de Baja California Sur.

        El funcionario, en entrevista con ‘El Independiente’ (24.07.2017), aseguró que “desde el periodo gubernamental de Leonel Cota Montaño (1999-2005) se desapareció (sic) la Biblioteca de las Californias, donde se albergaba el más importante acervo bibliográfico sobre nuestra historia”.

        También acusó, con indignación, que ese gobierno, que puso final a los gobiernos del Partido Revolucionario Institucional en Baja California Sur, desapareciera por motivos “de corte económico” la Comisión de las Californias y la Dirección de la Crónica Estatal. “Desde entonces ni el Instituto Sudcaliforniano de Cultura ni la Dirección de Acción Cívica del Gobierno del Estado han sido capaces de retomar” esas fundamentales labores.

        La denuncia merece revisión pública y su emisor nuestro reconocimiento, insistimos, pues el patrimonio bibliográfico del estado, es decir, los libros que se han escrito de y desde Baja California Sur son especialmente valiosos por ser pocos, de tirajes muy reducidos y con una casi nula tendencia a volver a ser editados.

        Hasta la creación de esa biblioteca que funcionó desde 1977 hasta 1999 en la reconstruida ex Casa de Gobierno, hoy Centro de Artes, Tradiciones y Culturas Populares, no se había tenido una biblioteca especializada en la reunión, exhibición y préstamo de los libros de temas o autores sudcalifornianos o sobre Alta California, Baja California y Baja California Sur, en inglés y español.

       La ubicación de este acervo en el primer cuadro histórico de la capital del estado y un edificio emblemático realzaba era muestra del valor conferido por los gobiernos de la época. La institución bibliográfica fue encargada a los Cronistas del Estado: Alejandro D. Martínez, Eligio Moisés Coronado y finalmente Sergio Morales Polo.

        Al comenzar el sexenio 1999-2005, ese edificio se convirtió en la Casa de la Juventud, en rigor las oficinas de un flamante Instituto Sudcaliforniano de la Juventud. La biblioteca fue cancelada (por lo visto los jóvenes no necesitaban de esos libros viejos) y el histórico acervo fue enviado en grandes bolsas negras de plástico hacia la biblioteca central Filemón C. Piñeda.

         Sabemos que terminaron resguardadas en uno de los sanitarios del Teatro de la Ciudad de La Paz, a pocos metros de esta biblioteca administrada por el Gobierno del Estado de Baja California Sur a través del Instituto Sudcaliforniano de Cultura (ISC) y que se supone está destinada a resguardar el fondo legal de todos los libros sudcalifornianos, del pasado y el presente.

         Ahí las encontró a finales de 2011 el actual director general del ISC, Christopher Amador Cervantes, quien en ese periodo era el titular de la Coordinación Estatal de Bibliotecas de dicho instituto. (Desde 2014 el puesto titular ha quedado vacante. Amador dejó como su sustituto a un “encargado de despacho”, de nombre Ernesto Adams Ruiz.)

         ¿Qué sucedió con todos esos libros? ¿Se intentó su rescate? ¿Se destruyeron por falta de condiciones? ¿Dónde está su inventario? ¿Existe algún listado o catálogo de la Biblioteca de las Californias? ¿Tiene el Instituto Sudcaliforniano de Cultura alguna propuesta para recuperar, reeditar y volver a reunir este que, como ha dicho el cronista, era “el más importante acervo bibliográfico sobre nuestra historia”?

            Alguien podría creer que las declaraciones de Domínguez Bareño, quien trabaja en un ayuntamiento gobernado por el derechista Partido Acción Nacional (PAN), tienen una motivación ideológica. Se equivoca. El encabezado de la nota periodística (“Con gobiernos ‘de izquierda’ desapareció parte del acervo cultural sudcaliforniano: Cronista”), el “balazo” y el párrafo inicial de la entrevista parecen indicar que el cronista municipal acusa a los “gobiernos de izquierda” de esta circunstancia. Pero en ninguno de los entrecomillados el funcionario municipal utiliza la palabra “izquierda” (y vaya que hay que debatir mucho si en B.C.S. ha habido gobiernos de esa denominación). En rigor, sus declaraciones abarcan a ése y todos los gobiernos subsiguientes, incluido el actual.

             El cronista, con su denuncia, nos invita a revisar la situación actual de las instituciones culturales y la responsabilidad de las autoridades estatales y municipales en la conservación, mantenimiento y difusión del patrimonio cultural de los sudcalifornianos. ¿O es normal dejar que se pierda la memoria cultural por negligencia u omisión?

              Para nadie es un misterio que en los medios de comunicación y en los discursos de la clase gobernante nunca se utilizan referentes de la historia sudcaliforniana: los encargados de esos medios (públicos y privados), quienes hacen los discursos a los políticos y los mismos políticos, funcionarios o gobernantes, carecen de una formación sobre el tema.

               Nadie pide que sean eruditos. Todos estamos de acuerdo que no es ése su trabajo (para ello están los académicos, los especialistas y las fuentes de consulta). Pero sí deberían reconocer que todos necesitamos conocer más de Baja California Sur, especialmente ellos, cuyo trabajo teóricamente está basado en su conocimiento de la realidad estatal.

              Así, para su propio beneficio actual, los encargados de los medios de comunicación en Baja California Sur y los políticos, funcionarios o gobernantes, deberían estimular, patrocinar y financiar el desarrollo de las instituciones culturales de nuestro estado, particularmente las bibliotecas públicas y las editoriales institucionales, así como fomentar la lectura por gusto, para que la población tenga acceso a esos bienes culturales.

             En una realidad tan cruda como la actual es todavía más necesaria la memoria colectiva, las biografías de mujeres y hombres ilustres del pasado, y la crónica de nuestros pueblos y ciudades. En ellos se encuentra la fortaleza, las esperanzas y el trabajo que han permitido a los sudcalifornianos siempre salir adelante. Es en este sentido que los libros liberan. Y los libros sudcalifornianos más.

            Estamos seguros que el cronista municipal conseguirá su objetivo de recuperación del patrimonio bibliográfico histórico de todos los sudcalifornianos desde el asiento que ocupa en el Consejo Editorial del ISC y, quién sabe, tal vez consiga, con su denuncia la regeneración completa de la Biblioteca de las Californias.

 

 

——–

sandinogamez@gmail.com

 

#LaCuchara: ¿Dónde quedó la Biblioteca de las Californias?

#ALVTurista: De la falsificación de documentos al espectáculo mediático

John4

Nuria Gil / Sergio Reynaga

Comité Groucho-Marx, comediantes comprometidos

 

El secreto de la vida es la honestidad y el juego limpio, si puedes simular eso, lo has conseguido.

Groucho Marx

I

 

Buenas, Jóvenes y jóvenas, nos volvemos a poner en transistores. El espectáculo y sus decorados, en sus formas más sofisticadas, se nos presentan como formas asumidas. Naturalizadas para el desplazamiento cotidiano de las poblaciones. Sin embargo, el ensamblaje de utilería y escenario, supone cada vez más un ejercicio ridículo. Aunque por estúpido, no deja de ser violento. ¿Turi o espectador?, ¿Qué relación hay entre no implicarse con los dolores del mundo y la exigencia de paisajes idílicos? El poder no tiene ética, decimos pues, que la situación de injusticia social, solo puede ser inducida por las tontas.

     Por otra parte, “poder hacer, poder decir”, quizá sea también un grado importante de responsabilidad, aunque la palabra luego se sienta como un huizapol en el pie. Los desplantes de autoritarismo suscitados desde el inicio de la administración en estado crítico de la imponente figura del gobernador Carlos Mendoza, (¿no les recuerda un poco al pingüino de batman regresa? de eso hablaremos en la siguiente entrega) son un arcoíris en colores pastel. Se abre el telón, sale un político de oficio con una propuesta de ley, que garantiza al capital privado la oportunidad de pasar por alto las necesidades de la población y por supuesto la posibilidad de realizar sus proyectos sin restricciones de ningún tipo, con la promesa de transformar sus pérdidas en deuda pública ¿cómo se llamó el chiste? La ley Mendoza en un pueblo sin gente, con todo lo que eso implica. Como si el cuadro no estuviera de por sí caliente, con la guerra del narcotráfico, el incremento de las muertes, y la militarización de la ciudad, pudimos ver como se atentaba contra los pescadores de la cooperativa Punta Lobos, a punta de granaderos, (cuicos entrenados para propinarte una chinga), más aún, el intento de despojo, en un desprecio descarado por las estudiantes sudcalifornianas en la Ciudad de México, en el caso de la AESM y la casa del estudiante. Con saña y maña, nuestros sapientísimos administradores nos dicen: Pues esa madre se está cayendo, igual y la palomilla ni la ocupa bien, además, somos a toda madre, los vamos a salvar de su espacio histórico, porqué quizá si lo vendemos, ustedes que son profesionistas del mañana, puedan darnos un mejor presente, ¿se acuerdan que nosotros les dijimos vivir mejor, pero en un mejor futuro? Pues el futuro no es hoy, si no mañana o pasado, mijitas. Y si se vuelven a organizar por los golpes económicos que el neoliberalismo nos exige dar, pues les volvemos a sacar a los granaderos. Y sí, así fue con los camioneros durante las manifestaciones contra el gasolinazo. Nosotras pensamos que la clase política entera se compone de turis, no habitan ni procuran el territorio, la salud ni el respeto a los pobladores. La búsqueda de la vida plena, para ellas, consiste en apañar lo que se pueda mientras quede algo. Desde lejos watchamos con tierna pero filosa ironía, la inmoralidad de sus sueldos y sus discursos tejidos de mentiras, allá lejos, porque señoras y señores: nosotras no les creemos.

Hay otra cosa que quisiéramos sumar a lo que nosotras llamamos: las perlas del desprecio: la guillotina política a través del linchamiento mediático contra John Moreno, el abogado de los pescadores movilizados en Todos Santos, y contra Joella Corado. Pensamos que sí, como se ha dicho ya, es una amenaza a la movilización política organizada, que se opone a los planes de socialización de la miseria y generalización del despojo a beneficio de los dueños del dinero. Aunque más curiosa nos resulta, la estrategia utilizada por los turis, que va desde la falsificación de documentos utilizados como pruebas para su detención, a las ridículas irregularidades en los procedimientos, tal forma de secuestro político nos parece arcaica, aunque para nada extraña. El papel del espectáculo mediático al servicio del montaje institucional será clave para la aplicación de la fuerza pública (o privada): la posibilidad de vivir mejor está aquí ¿pero para quién? Mientras ellas amasan fortunas despojando a nuestra comunidad, a lo hacha, las fauces jurásicas del monstruo político neoliberal, continuaran el pique contra la vida y la dignidad. La simulación mediática es hoy la única garantía de legitimidad para el gobierno de turis, sin embargo, pareciera que su desmantelamiento sólo necesita de que pushemos poquito, una madrecilla nomas pues… pero juntas.

Fin del primer acto.

II

Dentro del afán por revalorizar el vasto suelo mexicano, encontramos una nueva categorización solo para unos pocos pueblos afortunados y merecedores de tal etiqueta: la de “Pueblo Mágico”. El país ya cuenta con 111(y subiendo) de estas localidades y sus respectivas promesas gubernamentales, tanto para los habitantes  de esos hermosos lugares como para el visitante, ese “turi” que espera una alternativa fresca, que quiere escapar de su cotidianidad, de su hastío, para sentirse inmerso en otras costumbres, en otras prácticas pero sin percibir que se trata de un parque de atracciones. De un decorado. Se abre el telón, comenzamos y se repite, se repite un día tras otro pues esa autenticidad que se espera del local no es más que la repetición diaria para contentar a dicho espectador. Digamos que en esta obra el director es el capital, con el cargo de subdirector encontramos a los organismos gubernamentales, tenemos también a los actores con sus diferentes papeles: principales, secundarios, suplentes, las que forman parte del decorado (¿recuerdan al niño pasto, o al niño acento?) y por supuesto, las que no pueden faltar: las espectadoras. Y así manteniendo a cada una en su lugar, todo bien ordenadito y delimitado, todas podemos estar tranquilas, sobretodo algunas, aquellas que van con el equipo vencedor.

        Según la Secretaria de Turismo de este nuestro estimado Gobierno, las características que debe cumplir un Pueblo Mágico para ser nombrado como tal y ser revalorizado (económicamente aunque lo disfracen  histórica y culturalmente) exigen contar, con atributos únicos, simbólicos, leyendas, historia, hechos trascendentes, cotidianidad, magia que te emanan en cada una de sus manifestaciones socio-culturales, y que significan hoy día una gran oportunidad para el aprovechamiento turístico atendiendo a las motivaciones y necesidades de los viajeros. Pues un Pueblo Mágico se define como un pueblo que a través del tiempo y ante la modernidad, ha conservado, valorado y defendido, su herencia histórica, cultural y natural; y la manifiesta en diversas expresiones a través de su patrimonio tangible e intangible (querido lector esto lo puede encontrar aquí http://www.sectur.gob.mx/wp-content/uploads/2014/10/GUIA-FINAL.pdf ).

Hasta ahora parece un plan perfecto de conservación y mantenimiento de las prácticas histórico-cuturales y la economía local. Queridas y queridos, tenemos la gran suerte de encontrar en Baja California Sur dos de estos Pueblos Mágicos, Loreto y Todos Santos. Y después de esta larga introducción, y de intentar hilar esta serie de acontecimientos que hasta parecieran aislados, hablemos un poco de Todos Santos. Pues este hermoso pueblo, cumple con todo lo citado anteriormente. Es más, allí conviven felizmente foráneos que ya son locales, artistas, pescadores, agricultores, locales que parecieran foráneos, visitantes, “turis”, naturaleza, cultura e historia. ¡Un momento!, ¿hemos dicho pescadores?, ¡uy! pues creemos que ellos y sus prácticas socio-económicas, su cultura y su historia no tienen cabida en un Pueblo Mágico, por lo menos  no en Todos Santos, creemos que los turis dirigentes, pensaron: pues como la lista es larga si retiramos solo a un pequeño grupo de esta conformación de categorías nadie lo notará. Y así, desacreditando lo expuesto con anterioridad, es como comenzó el megaproyecto de Tres Santos, esa maravilla “ sustentable y ecológicamente responsable”, que dará trabajo a los que anteriormente ya tenían trabajo (xdxd) y que en un futuro será parte de la dinámica local, suponemos que esperan que el ya inaugurado hotel boutique San Cristóbal y el proyecto que pretende ocupar una superficie de 414 hectáreas, en las que se construirán 4.472 viviendas (cuyo precio oscila entre los 400,000 y los 900,000 dólares), tres hoteles, áreas comerciales, un huerto “orgánico comunitario”, un club de nado privado, el “Centro Universitario Todos Santos” de Colorado State University y una planta desalinizadora, pase desapercibido en un pueblo de 5000 habitantes. Hasta ahora, nosotras pensábamos que el acuífero de Todos Santos presentaba déficit, quizás de donde beben 5000 puedan beber otros 10,000, pues solo es agua. Todo esto exige que los pescadores se acostumbren a sus nuevos trabajos, y los conviertan en las prácticas cotidianas de las que hablábamos al principio, que nadie recuerde la playa Punta Lobos, el mangle y a los pescadores. Que el caso de John Moreno y Joella Corado sea recordado como un caso de despojo legal (y entre ellas además), que no se relacionen sus nombres junto al de los pescadores, la lucha por la preservación de su playa y las prácticas que durante generaciones se han llevado a cabo allí. Pues ahora pongámonos un poquito serias: hay que vincular los nombres de Black Creep Group, conocida como Mira Companies (su filial mexicana) y Tres Santos, pues como la “Santísima Trinidad” son tres en uno. A esos nombres hay que relacionarles el despojo a los pescadores, la pérdida completa de un ecosistema y su consiguiente transformación, la pérdida de las prácticas socio-económicas y culturales, la pérdida de toda la dinámica socioambiental y el encarcelamiento (secuestro) de John Moreno y Joella Corado. Esto llevado a cabo con el apoyo gubernamental y la autoridad (in) competente, bajo concesiones para uso de suelo y agua de SENMARNAT y OOMSAPAS, organismos que velan tanto por el ecosistema, como por sus pobladores. En fin, desde que inició el proyecto de Tres Santos hemos disfrutado de tres partidos políticos de color y nombre diferente al mando, aunque las políticas son muy semejantes, ¿No parecen el mismo perro con distinto collar?  Es tal la incongruencia que hasta parece un mal chiste.

Por último, nosotras las militantes del comité Groucho Marx, comediantes comprometidas, queremos pedir una disculpa por haber hablado con más seriedad esta vez. Les contamos: al chile, hace mucha calor, y cuando el infiernito nos abraza de tal manera, a una no le queda más que cagar el palo, o en su defecto pasearse por alguna tienda departamental (chale) con aire acondicionado, aunque también nos podríamos hacer pendejas por el malecas, para hacer como que no pasa nada, loca. Pero como no podemos pasearnos por la tienda o bajar al malecón, pues nos pusimos a cagar el palo… Esperamos ofrecer más risas en la próxima entrega. Bueno pues… nos watchamos al rato, palomilla, se bañan.

Fin del segundo acto

Pd: Afirmamos que el gobernador y todos sus secuaces son turis. Por si no quedó claro.

#ALVTurista: De la falsificación de documentos al espectáculo mediático

Los establos de Augías

 

social-disturb

Eleazar Gámez Rascón

En Baja California Sur vivimos una permanente crisis desde, por lo menos, los últimos cinco gobiernos. La crisis no es, como pudiera parecer, de carácter económico. Es de carácter político, y sólo de política electoral, que lo es también, sino en lo esencial es la crisis de la política constitucional, o de la constitución política de los sudcalifornianos.

                Con ella hemos entrado en la crisis de la representación política. Porque la misma Constitución de B.C.S., en su artículo 90, concede, otorga, todo el poder del Estado a un solo individuo que se denomina Poder Ejecutivo o gobernador constitucional.

                Dicho gobernador, cualquier gobernador, posee un poder que le permite integrar a su voluntad a todo el gabinete de procuración de justicia, al propio procurador, por supuesto, pero también a los jueces e, indirectamente, a los órganos de justicia electoral; esto porque es facultad constitucional del gobernador conformar al Tribunal Superior de Justicia, es decir, a todo el Poder Judicial. En Baja California Sur, de hecho y constitucionalmente, no hay división de poderes.

                La Constitución mandata al gobernador para que asuma y utilice todo el poder del Estado sin marcarle una sola sanción por los excesos, extravíos o mal uso del poder en que incurre o pudiera incurrir.

                No existe ningún mecanismo legal-constitucional que permita a los ciudadanos llamar a cuentas al Ejecutivo. Los ciudadanos sudcalifornianos se encuentran inermes ante el autoritarismo establecido por la Constitución local en la figura y la persona del gobernador.

                De semejante poder sólo puede surgir la corrupción y la impunidad, instituyéndose esta trinidad (poder, corrupción e impunidad) como una “forma de vida y de gobierno” en la sociedad sudcaliforniana, donde la simulación es el rasgo distintivo.

                El autoritarismo ha promovido con mucho éxito el achatamiento de los liderazgos emergentes en la sociedad. Todo se mueve de arriba hacia abajo, se burocratizan y empobrecen las instituciones culturales, económicas, sociales y, particularmente, las políticas.

                Basamento original de la democracia electiva, los partidos políticos con registro son entidades no de interés público, como marca la Constitución General de la República, sino entidades compuestas por grupúsculos políticos burocratizados, interesados en hacerse del poder, abjurando hasta de las más elementales ideas sociales, como pueblo, patria o nación. Son parte esencial de la telaraña del poder que displicentemente sujeta entre sus manos el Ejecutivo, como sujeta el ritmo de la justicia mediante el nombramiento que hace de los magistrados del Tribunal Superior de Justicia del estado.

                Es seguro que por ello en Baja California Sur no hay discusión política sobre las ideas o las perspectivas de vida y desarrollo para la sociedad sudcaliforniana. Hay chismes, acusaciones cómicamente moralistas e insultos (en privado, hasta eso). La clase política no se autocritica, cree en el sistema, atribuye sus desventuras en y con el poder a la perversidad de un sujeto y su familia, presuntamente rapaces, pero de los que no diferirían demasiado en las mismas circunstancias.

                De hecho no pueden atribuirle sus desventuras a las fallas estructurales del sistema, porque ellos son el sistema. Son los guardianes, son quienes cierran el paso de la representación política a los ciudadanos, quienes sólo pueden registrarse como candidatos ante las autoridades electorales (en manos indirectas del Ejecutivo) mediante alguno de los partidos, los únicos que tienen patente o franquicia de la representación electoral. La excepción de los candidatos independientes aún no demuestra más que la regla.

                La crisis es mucho más profunda y amplia de lo aquí esbozado. Hay más suciedad que en #LosEstablosdeAugías. Heracles desvió un río e hizo pasar sus aguas por los establos para dejarlos limpios. Aquí el río al que debe modificarse el curso es a la Constitución Política de Baja California Sur.

                Otro sistema de partidos, reforma electoral, revocación de mandato, acotamiento del poder ejecutivo, elección pública de magistrados, elección directa y territorial de los regidores, penalizaciones y sanciones al gobernador que correspondan a la gravedad y exceso del uso de sus facultades, y un servicio civil estatal y municipal de carrera. Éstas son algunas de las fundamentales cuestiones que los electores y los ciudadanos deberán exigir a los partidos políticos  y a los candidatos que quieren ser diputados y presidentes municipales en el actual proceso electoral.

                En todo lo anterior se sustenta y se explica la necesidad de una reforma constitucional que ponga freno o condiciones al descomunal poder del Ejecutivo, con penas y castigos para su mal uso y discrecionalidad.

Una reforma electoral que simplifique los mecanismos para el registro de candidatos a puestos de elección popular, incluso fuera de la voluntad de las decisiones cupulares de los partidos, convertidos hoy en pequeños feudos electorales, manipulados siempre por el señor de más arriba, además de sumisos y permanentemente en la confusión ideológica y el temor a perder sus puestos.

Una reforma político electoral que establezca en primer lugar el mecanismo de revocación o refrendo de mandato a la mitad del periodo de cualquier funcionario público o representante popular electo por el voto ciudadano, para que éste, el voto, no sea un cheque en blanco, sino un auténtico respaldo de la función pública.

Elección popular de los magistrados del Tribunal Superior de Justicia del estado.

Esto es lo que pedimos debatir entre candidatos, partidos, medios y sociedad. ¿Por qué no habría de responder la clase política, la intelectualidad sudcaliforniana o los mismísimos dirigentes políticos del estado?

———

eleagamez@prodigy.net.mx

Los establos de Augías

En BCS la ciudadanía venció a minera Los Cardones

LosCardones

Otro mundo es posible cuando se construye desde lo local o, al menos, ese mensaje que envía el Frente Ciudadano del Agua y la Vida tras recibir el veredicto Sala Especializada en Materia Ambiental y Regulación, del Tribunal Federal de Justicia Administrativa que ordena a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) a cancelar la autorización condicionada que entregó al proyecto minero a cielo abierto Los Cardones para explotar oro en la zona de amortiguamiento de la Reserva de la Biosfera Sierra La Laguna.

La sentencia no solo pone freno a la llegada de esta industria extractiva al área natural protegida, sino que reconoce algo fundamental: el derecho que tienen las comunidades locales dentro de las zonas de importancia natural y, al mismo tiempo, cuestiona la forma de evaluar los proyecto dentro de la Dirección General de Impacto y Riesgo Ambiental de la Semarnat. La autoridad ambiental deberá reiniciar la evaluación de impacto ambiental de la empresa Desarrollos Zapal ligada a Invecture Group y al empresario Ricardo Salinas Pliego, y deberá tomar en cuenta el artículo 48 de la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente (LGEEPA):

“En las zonas de amortiguamiento de las reservas de la biosfera sólo podrán realizarse actividades productivas emprendidas por las comunidades que ahí habiten al momento de la expedición de la declaratoria respectiva o con su participación, que sean estrictamente compatibles con los objetivos, criterios y programas de aprovechamiento sustentable, en los términos del decreto respectivo y del programa de manejo que se formule y expida, considerando las previsiones de los programas de ordenamiento ecológico que resulten aplicables”.

La jugada legal fue inteligente. Dieron los elementos suficientes para demostrar la incompetencia del Partido Verde al frente de las dependencias ambientales. También tenemos que resaltar el trabajo de aquellos funcionarios que crearon el Programa de Manejo de la Reserva de la Biosfera al insertar ciertos candados pese a las presiones de dependencia federales promotoras del “progreso” o “desarrollo”: la Secretaría de Economía que defendió las concesiones que ahí se establecieron para, más tarde, una vez instalado el libre mercado para permitir a la Inversión Extranjera Directa (IED), sin importar la concepción e interacción del territorio de los locales.

En #NuestraOpinióndeMierda creemos que con el resolutivo la ciudadanía organizada se apunta un triunfo más dentro de la historia del gran conflicto ecológico-distributivo que abrió paso a la movilización social en La Paz, Los Cabos y Todos Santos, pero que se replica en otros municipios en contra del extractivismo minero, el más reciente, Loreto. Un paso más para obtener una justicia ambiental real.

Sin embargo, no debemos emocionarnos si tenemos en cuenta que el Partido Verde sigue en el Senado de la República desmantelando los años de avance en la construcción de un marco legal ambiental funcional. Un ejemplo de esto es el proyecto que impulsa Ninfa Salinas, hija del multimillonario, que quiere que se apruebe una lánguida Ley General de Biodiversidad o, bien, la nueva Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable aprobada por el PRI, PAN, PVEM y PES que cerró la posibilidad a órganos civiles de vigilar la política forestal mexicana sin capacidad de veto.

 

 

En BCS la ciudadanía venció a minera Los Cardones

La narcoviolencia: el alma de la ciudad turística

16990853_1388613717825621_338079418_o.jpg

Los Cabos es bisnes, y huele a billete verde, billetes que circulan en un edén para desarrolladores inmobiliarios, hoteleros y spring breakers. En esta ciudad turística los negocios aquí prosperan de manera legal o ilegalmente gracias a una economía extractiva que esculpe las condiciones para ambas actividades. En Los Cabos está el sueño de muchos mexicanos del centro del país que se alimenta de un supuesto crecimiento, una especie de sueño americano, pero en México.

Para comprender como funciona el neoliberalismo en el metabolismo de la ciudad, es fundamental recordar la palabrilla que últimamente hemos utilizado en esta su columna rasposa #NuestraOpinióndeMierda: extractivismo. La Revista CEPA (2014) recuerda que el modelo extractivista implanta o crea economías de enclave sobre territorio nacional, ya sea la ciudad o el campo. El objetivo es simplemente poner sus ojos en el mercado mundial con el aprovechamiento de los recursos turísticos.

Como enclaves operan los agronegocios, la minería pero también las zonas turísticas, los parques naturales, y los espacios urbanos que están vinculados el capitalismo mundial. Como economía de enclave de tipo extractivista funciona la producción de flores en la sabana de Bogotá, que supone el traslado de agua al mercado mundial. Son enclaves las maquilas, las zonas francas, los puertos y también los eslabones de la “economía ilegal” (una noción cada día más difícil de usar por la hibridación con lo legal), ligados a la trata de personas– al tráfico de especies animales, al comercio mundial de estupefacientes, al blanqueo de divisas…

Entonces, podemos comprender que el extractivismo es el conjunto de actividades económicas –con sus correspondientes derivaciones militares, sociales, políticas, ideológicas y culturales– que posibilitan el flujo de materia, energía, biodiversidad y fuerza de trabajo desde un territorio determinado hacia los centros dominantes en el capitalismo mundial, donde se consumen a gran escala para garantizar la reproducción del capital (Revista CEPA; 2014)”.

Diego Carrión Sánchez y Ricardo Sánchez Cárdenas explican que en la ciudad turística o enclave turístico comienza un proceso de privatización de bienes públicos: playas, terrenos cercanos y vías de acceso a favor de hoteles o la industria de turismo residencial. Esto significa mayor control del territorio mediante “el respeto a la propiedad privada y la fijación de tarifas prohibitivas para los habitantes locales, es decir, el acceso a hoteles, sitios turísticos, residencias y urbanizaciones, está por encima de los ingresos promedios de la población (Cordero, 2011, pp. 36,37). El efecto inmediato de la privatización es el incremento del precio de la tierra (p.37)”.

Esta desigualdad ha sido detectados por el investigador Manuel Ángeles et al (2012) en Baja California Sur: Crecimiento Turístico y Desarrollo Humano; en BCS y Los Cabos es necesario “se inicie un proceso de reforma del modelo de crecimiento aplicado hasta ahora, que tiende a beneficiar a pocos, que genera una desigualdad creciente, y daña el medioambiente. Más aún, la crisis económica global resalta la vulnerabilidad de que regiones descansen exclusivamente en un solo recurso o mercado como estrategia de desarrollo”.

En muchos casos, la gente que llega al destino turístico en busca de un empleo no logrará encontrar una vivienda digna en los sitios de mayor plusvalía de la ciudad y, así, comienza la apropiación de nuevas áreas, zonas de exclusión en la periferia de la ciudad turística. Lo único que vale es su fuerza de trabajo. Nunca alcanzarán los frutos prometidos por la ciudad turística, en cambio aumentará la precarización de los grupos que viven en esta periferia, en este no lugar ante los designios del capital.

Los parámetros laborales que se imponen en toda la economía replican lo que sucede en los enclaves, que viene a ser la generalización de los salarios chinos, no importa si se trata de actividades propiamente primarias, o del sector servicios, o de lo que queda de industria. Al mismo tiempo, se eliminan los sindicatos y se obstaculiza la lucha colectiva de los trabajadores, a la par con el incremento del trabajo informal, la terciarización laboral, y la eliminación de los derechos de los hombres y mujeres que viven de su trabajo. La degradación laboral se convierte en una de las cartas de presentación que ofrece el Estado y las clases dominantes locales para atraer inversiones extranjeras, quienes argumentan que en este país existe una fuerza de trabajo barata, capacitada y sumisa dispuesta a dejarse explotar por los inversores extranjeros que quieran invertir su capital en nuestro territorio (Revista CEPA).

¿Narcoextractivismo?

Gracias a la desigualdad del ingreso en Los Cabos es evidente, las colonias pobres se multiplican en la sociedad capitalista, y no solo se generan las condiciones de mano de obra barata para la maquinaria turística sino para el narcoextractivismo. Tal vez sea aventurado lanzar este término, pero si será necesario poner atención sobre las implicaciones de una actividad que cumple muchas de las características que definen al extractivismo, y que se enlaza a las dinámicas globales mediante el sistema financiero mundial y de expansión territorial del capitalismo neoliberal.

Martin Scarpacci (2015) en su artículo Ciudades estratégicas: entre el extractivismo y el narcotráfico. La violencia en el paradigmático caso de ciudad Rosario, desarrolla un texto en el que muestra la relación entre ciudad-región y región-resto del mundo, y en esta dialéctica señalará “la vinculación existente entre los mercados legales e ilegales de la economía y cómo ésta afecta a la ciudad modificando el espacio donde interactúan las personas con los medios de producción”.

El autor se propone a reflexionar cómo el excedente capitalista de ambos negocios “se cristaliza en gran medida en la construcción edilicia o en grandes desarrollos inmobiliarios, pero también a nivel de usos de suelos expandiendo innecesariamente la frontera urbana, subordinando al territorio y la ciudad a las lógicas especulativas de mercado”. ¿Será posible considerar a Los Cabos al igual que Rosario como una enorme lavadora de capitales?

Quizá aquí sea necesario atreverse a usar el trabajo de Sayak Valencia Triana (2012) que utiliza el término del capitalismo gore para visibilizar “la complejidad del entramado criminal en el contexto mexicano, y sus conexiones con el neoliberalismo exacerbado, la globalización, la construcción binaria del género como performance política y la creación de subjetividades capitalísticas, recolonizadas por la economía y representadas por los criminales y narcotraficantes mexicanos, que dentro de la taxonomía del capitalismo gore reciben el nombre de sujetos endriagos.”

En primer lugar, es necesario apuntar qué entendemos por capitalismo gore: con dicho término nos referimos al derramamiento de sangre explícito e injustificado, al altísimo porcentaje de vísceras y desmembramientos, frecuentemente mezclados con la precarización económica, el crimen organizado, la construcción binaria del género y los usos predatorios de los cuerpos, todo esto por medio de la violencia más explícita como herramienta de “necroempoderamiento”.

Por medio de prácticas violentas de autopoder “rentables dentro de las lógicas de la economía capitalista (p.84)”. El cuerpo, la carne humana, se convierte en una mercancía necesaria al servicio del sistema económico paralelo. Asalariados criminales que tienen en automático a un mejor estatus de vida. Una pequeña dosis de “felicidad”. El asalariado criminal accede a las recompensas de un sistema consumista que les permite gastar como si fueran los nuevos ricos de la ciudad, aunque sea por un fin de semana, sin importa ser el próximo en aparecer acribillado en redes sociales o en un medio de comunicación tradicional.

En #NuestraOpinióndeMierda creemos que aún falta mucho qué investigar, pero es lógico observar lo bien que se llevan la industria extractiva turística y el narcoextractivismo: tanto en la especulación inmobiliaria como en el proveer de drogas. La ciudad turística crea las condiciones para tener mano de obra barata para el sector legal e ilegal.

Lo único que nos preguntamos: ¿Cuánto vale la vida de una persona?

Atte.

@El_Organismo

Links de interés
http://www.rosalux.org.ec/attachments/article/753/Pensar%20las%20alternativas%20V2.pdf
http://www.conflictosmineros.net/noticias/10-colombia/16905-extractivismo-enclaves-y-destruccion-ambiental
http://nuso.org/media/documents/Logros_y_contradicciones_del_extractivismo._Bases_para_una_fundamentaci%C3%B3n_emp%C3%ADrica_y_anal%C3%ADtica__Febrero_2014.pdf
http://www.e-publicacoes.uerj.br/index.php/rdc/article/view/20919/15364
http://www.elespectador.com/opinion/turismo-extractivista-vs-turismo-sostenible
https://www.aldhea.org/aporte-al-debate-el-extractivismo-como-categoria-de-saqueo-y-devastacion/
http://www.uabcs.mx/secciones/descarga/archivo:18092015_101216_2012%20Baja%20Californi%20Sur%20Crecimiento%20Desarrollo%20Humano.pdf
http://www.relacionesinternacionales.info/ojs/article/view/331.html

La narcoviolencia: el alma de la ciudad turística