#Gonzolador: Zona Ganjah en BCS por primera vez

22281026_10159361275110147_1863199805_o

Rafael Murúa Manríquez

Apreciando el reggae desde nuestra juventud un grupo de Kshanos, amigos desde pequeños, decidimos cuatro años atrás invertir recursos en la promoción de este género en nuestro estado. Desde Radiokashana trabajamos para traer a Gondwana (Chile) en 2013, y a Los Cafres (Argentina) en 2014, cuando surgió la idea de formalizar una promotora a la que llamamos Baja Sur Reggae y el 18 de noviembre presentaremos a Zona Ganjah (Argentina) en la capital de la entidad.

Originarios de Santa Rosalía, los cuatro amigos conformamos Baja Sur Reggae y hace unos días concretamos nuestra siguiente fecha en La Paz. Luis Antonio Martínez Romero, Alonso Aguilar Aguilar, José Manuel Romero, y un servidor estamos decididos a seguir impulsando la escena en nuestro estado porque como muchos sudcalifornianos nos identificamos con este ritmo y la ideología político-social que en éste predomina. Confiamos en que la respuesta de la gente nos ayudará a seguir adelante con este proyecto.

Cover Productions fue fundamental para que en los pasados eventos quedaran satisfechas las bandas internacionales que se presentaron, llegando a mencionar que solamente en la Ciudad de México habían estado en un mejor escenario durante esas giras. Esperamos seguir contando con el apoyo de esta productora que también promueve este espacio en B. C. Sur.

Mucha más gente ha participado en los eventos que organizamos, amigos, familia, las bandas locales que son de una calidad excelente, y merecen exponer su arte fuera de nuestro estado. Agradecemos su entrega y contamos con ustedes nuevamente.

Siempre hemos tenido buena respuesta de la gente de La Paz y Los Cabos, y cuando la fecha es sábado como en esta ocasión, de los 5 municipios han venido a escuchar a estas bandas, ahora que coincide con un “puente”, esperamos superar las mil personas que han asistido a nuestros eventos.

Reconocemos cabalmente el trabajo de promotores que le han apostado a traer algo diferente, y aplaudimos a quienes le dan mayor presencia a los talentos locales, como los compas de Baja Stage. Sin embargo, la diversidad de espectáculos en nuestra media península ha sido pobre, excepto cuando el gobierno trae a grandes exponentes de géneros alternativos, y se presentan de manera gratuita para el espectador.

Sabemos que hay muchas más bandas que tocan un reggae de gran calidad, pero sus costos son muy elevados para la cantidad de gente que acá paga por un show de este tipo. Creemos que si demostramos con una gran asistencia a los eventos que sí podemos hacer y entre todos costear, que el reggae es un género que mueve mucha gente aquí, las autoridades también se animarán a levantar esta escena, y pronto tendremos a más bandas de manera gratuita en las fiestas que organizan con el presupuesto público.

Desde este espacio me permito hacer una invitación a los lectores de El Organismo a participar en la evolución cultural de nuestro estado, y les comparto mi profunda alegría de ver materializado este sueño llamado Baja Sur Reggae.

Rafael Murúa Manríquez es director de Radiokashana FM

(A los LKS)

 

Anuncios
#Gonzolador: Zona Ganjah en BCS por primera vez

#Gonzolador: #FuerzaIguala

22016572_10159330719300147_217967767_n

Rafael Murúa Manríquez

Nos conmovió la noticia que no terminaba de serlo. Faltaban datos y normalistas. El 2 de octubre se asomaba en el calendario y la memoria. Nuevamente estudiantes mexicanos fueron asesinados por su gobierno y aquí nada cambió.

Tres años después y comprobado ya que elementos armados de la federación, estado y municipios de Guerrero participaron en la desaparición de los jóvenes, todavía hay quien los juzga con un “andaban en drogas” y “el que mal anda mal acaba”.

La guerra contra las drogas parece más una guerra contra los mexicanos. Cada año hay más consumo causando más asesinatos aquí.

Estado fallido y criminal es casi un halago para nuestro país. Vivimos entre el terrorismo. Rápidas y furiosas las balas y sodas gringas nos matan impunemente. Sin cuestionamientos: limpiaron la guerra sucia.

La policía municipal, estatal y fuerzas armadas secuestran, torturan, asesinan, violan, para acabar con la droga de su competencia.

Allanan moradas, te cierran la mirada a golpes para que desbloquees tu celular, tecnología de punta a punta de chingazos, inteligencia primitiva.

Decomisan para después venderte, o plantarte si se les pasa la mano, al cabo nadie preguntará quién fue, pasarás a ser el enésimo dígito de una cifra si es que alguien lleva todavía la cuenta, y el mojigato sudcaliforniano meneando la cabeza dirá que andabas mal.

Perfecto escenario este cochinero para esconder los motivos, donde la noticia es solo el número de muertos, para camuflar los bandos entre buenos y malos, para sembrar el terror y cosechar paisanos.

Igual a Iguala es todo México aunque son únicos los 43 que nos siguen faltando. Su desaparición reveló al mundo entero la cadena de mando, indignó facciones, condenó al olvido.

Los rurales, la tienda de raya, la dictadura del progreso, la insurgencia, los bandidos, el peso, el sufragio, el efectivo. Todo México es igual.

Si las buscadoras encuentran como las madres de mayo y los angelitos secan la cara de sus padres en movimiento, pensaremos y no moriremos. Tomaremos camiones de algún abusivo para llegar al último estado reconstruido y veremos a los guantes blancos entregarnos los restos de 4 culturas en 3 tiempos.

De entremés una escuela abierta, pastel azteca sin tajadas extranjeras, y una jornada de tercio de día, tercio de vida, tercio de sueños.

Rafael Murúa Manríquez es director de Raidiokashana

 

#Gonzolador: #FuerzaIguala

LOS DÍAS CON JAVIER

JavierV

Karla Sotelo

*Entrevista colectiva realizada en el extinto programa La Palabra en el Aire.

A Javier lo conocí hace un par de años en un encuentro literario realizado en la Cdad. de La Paz, B.C.S en una emotiva plática con estudiantes de la Lic. en Comunicación de la UABCS. Ese día traía bajo el brazo su última publicación Con una granada en la boca. Desde el inicio empatizó con la mayoría de los jóvenes. Durante la plática nos sacó carcajadas y nos compartió varias de las historias documentadas en su libro. Sentíamos que era sincero, que realmente se le iba la vida cada vez que compartía esos relatos o en  cada frase publicada. Era un contador de historias de gente que tenía que ver con nosotros, y que a través de la crónica, visibilizaba rostros,  miedos o esperanzas. Nos adentramos en esas experiencias de dolor y de pérdida en medio de la violencia. Después de la charla regaló un libro, regaló abrazos y buenos deseos. Su mirada albergaba la ilusión y posibilidad de que no estaba solo. Después de ese día mis estudiantes y yo no lo quisimos dejar, era imposible. Sabíamos que estábamos frente a uno de los pocos periodistas que estaba haciendo el periodismo que necesitábamos en ese momento. Habían comenzado las balaceras y los desaparecidos en nuestra ciudad. Informar y comunicar así era un ejercicio a través de la palabra para cauterizar heridas. No perdimos la oportunidad de asesorarnos siempre con él para saber que la antorcha seguía encendida.

21767656_1367021616753733_517147871_n

El 9 de mayo del 2016 desde radio universitaria estudiantes, periodista y académica le hicimos un par de preguntas vía telefónica. El tema era relacionado a la libertad de expresión. Como siempre disfrutamos escucharlo.

El tiempo con él siempre se nos pasaba  rápido, las dudas  y recomendaciones  saltaban de una cabeza a otra. Al final terminábamos en risa o un ¡Salud! por la compañía.

Hace unos días, el asesinato de Javier Valdez Cárdenas cumplió 4 meses y deseo hacer eco con sus palabras, que ahora son parte de nosotros. Tuvimos hace un tiempo la oportunidad de hacerle una pequeña entrevista colectiva que seguimos recordando y en la cual nos compartió lo siguiente:

¿QUÉ NOS PUEDES COMPARTIR SOBRE LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN, EN MÉXICO… EN GENERAL?

Yo tengo la máxima que si no hay condiciones para una vida digna en México no hay condiciones para la libertad de expresión ni tampoco para hacer periodismo.

Creo que en el país la libertad de expresión, que no sólo es un coto o decreto de los periodistas si no de la ciudadanía en general, está contaminada, cercenada, impedida en su ejercicio básico más amplio y profundo por el crimen organizado. Específicamente el narcotráfico, por supuesto los gobiernos corruptos, coludidos con los criminales; y por supuesto sus negocios de carácter empresarial. Entonces hace mucho que en México no se hace periodismo que se necesita. Hay un periodismo posible en condiciones imposibles. Creo que lamentablemente en estos aspectos hemos retrocedidos muchísimo sin que tengamos necesariamente una dictadura. Nosotros vivimos en condiciones de mordaza, de periodistas asesinados, amenazados, golpeados o desaparecidos.  Eso se me hace sumamente grave, como en la ley de la selva sin que tengamos nosotros una condición de dictadura.

¿QUÉ CONDICIONES SON ÓPTIMAS PARA HACER BUEN PERIODISMO?

Que los recursos públicos no estén condicionados para publicar tal o cual cosa. Que el medio no tenga miedo de escribir sobre la vida que nos está heredando el narcotráfico. La vida de encierro, de miedo, terror. Ya no digamos una revelación sobre los negocios sino esta vida cotidiana, de músculos apretados que nos genera el narco. Sin temor a que me peguen tablazos en las planta de los pies, la espalda, las nalgas. Es lo menos que le pasa a un periodista de Veracruz, de Tamaulipas, Monterrey, Oaxaca, Guerrero por hablar del narco. Estamos hablando de regiones que llama el narco para decirte  que no publiques tal información y el cartel contrario lo hace después  para decirte que la publiques. Por eso los reporteros dejan de hacer las coberturas y se retiran del oficio.

¿QUÉ TAN DIFÍCIL ES NO INVOLUCRARSE EN LO QUE HACES? ¿CÓMO SEPARAS LA PARTE HUMANA Y LA DEL TRABAJO PERIODÍSTICO?

Cuesta trabajo no involucrase. Creo que no lo puedo hacer. Es decir, son historias que me atañen, que me afectan. Me afectan muchísimo. No puedo guardar distancia. Creo que sería saludable si  hiciera un periodismo inofensivo, dietético, descafeinado, inocuo; entonces ya no me involucraría y no me importa de lo que escribo ni lo que la gente sufre… es decir, me importa la gente. Yo creo que no puedo. Describir  lo humano, el dolor, la tristeza; y también por supuesto la esperanza, la alegría ante un acto de justicia o de conquista. Eso me permite contar las historias. Claro que me enfermo. Padezco insomnio, seguido de días de mucha preocupación, se refleja en mi cuerpo con asuntos de salud. No creo en esa distancian, en no involucrarte. Creo en el compromiso y en el ser humano que habita en mí. Por eso hago este periodismo. Me sería muy aburrido informar cómo mueve la pelvis el gobernador cuando baila o la fama que tiene. Me conmueve una madre de familia que tiene a su yerno, a un sobrino y a un cuñado desaparecido. Entonces que tiene a 8, es un caso real, 8 nietos a su cargo porque sus papás están desaparecidos. El reportero debe dejarse de esa moralina casi religiosa de la objetividad para involucrarse más en lo que a la gente le está preocupando y contar estas historias. Hay muchas historias valiosísimas de dignidad, de lucha que de manera cotidiana nosotros debemos rescatar de las calles o de las casas.

¿HA SIDO DIFÍCIL MANTENER EN UN MEDIO COMO RÍODOCE EN SINALOA… EN MÉXICO?

¡Sí!. Es un proyecto de locos de atar y estamos desatados. Es un periódico que no le debe dinero a nadie. Tiene 13 años circulando. Una parte de los ingresos, casi el 70% vienen de la venta del periódico. Tenemos 5 reporteros en Culiacán y 1 ó 2 más en Mochis, Mazatlán. Hay compañeros que mandan información desde CDMX. A todos les pagamos, no mucho por supuesto. Es un periódico crítico como una vez escribió Alejandra Almazán: Hacemos periodismo en la boca del lobo, porque estamos en la cuna del cartel de Sinaloa, la cuna del narcotráfico en México, de donde son los principales capos, de donde naciera alguna de las principales organizaciones.

Tenemos una clase política tan inculta, sin cultura de medios, sin cultura democrática hija del narco, peligrosísima porque además tiene poder y pueden ellos ordenar; pedir a alguien más, entiéndase al narco, que nos hagan daño y ellos aparecer con las manos limpias.  Pues sí, es muy complicado, es demencial. Pero yo creo que sería muy triste y una forma de morir si nosotros siendo periodistas no publicamos. Lo que publicamos obviamente nos guardamos muchas cosas, porque no sería bueno platicarlas con ustedes. Es un trabajo muy digno y muy difícil en un país en el que los ciudadanos no leen. ¡Es increíble!, nosotros publicamos información política muy fuerte, importantísima, y como no trae la portada información del narco, pues baja la circulación. A la gente hay cosas que no le preocupan. Tal vez sea la falta de ciudadanía  que existe en el país.

¿CÓMO COLOCAS CONCEPTOS COMO CIUDADANÍA Y DEMOCRACIA EN ESPACIOS COMO LOS QUE TIENE RÍODOCE?

Son de suma importancia. Por ejemplo: los medios, y eso que no se dice, construimos ciudadanía todos los días con lo que publicamos. Pero eso no lo ven los empresarios que apoyan el cambio democrático, porque apoyan a los candidatos para que éstos lleguen al poder. Apoyan a los partidos para que le den negocios. No hay una preocupación democrática honesta de parte de ellos. Nosotros no tenemos publicidad, hace falta que el periodismo crítico, valiente, que lo hay en México, lo acompañe la ciudadanía. No hay ciudadanía, no hay quien rebote, quien replique, quien le dé guarida, quien anide los textos y las historias que publicamos. Entonces se queda en el vacío, en el lote baldío, no trasciende y eso es peligroso. Los poderosos  saben entonces que si lo que hacemos no trasciende podemos seguir publicando lo que nos dé nuestra gana y puede pasarnos muchas cosas a nosotros y no pasar nada tampoco. Entonces parece sumamente peligroso. La ciudadanía, la democracia se construye en los medios, pasa por los medios. Es una trinchera cotidiana, permanente, pero no se le ha dado ese valor lamentablemente. Se cree que la democracia son elecciones, que la ciudadanía existe porque vota. Eso es un error, una visión muy pobre, muy pragmática  ciudadanía y democracia en México.

 

 

JAVIER VALDEZ CÁRDENAS Nació en Culiacán en 1967. Corresponsal del periódico La Jornada, reportero fundador del semanario Ríodoce. Algunas de sus crónicas han sido publicadas en Proceso, Gatopardo, Emeequis y Horizontal. Autor de los libros De azotea y olvidos, Malayerba- y en Editorial Aguilar publicó Miss Narco (finalista del premio Rodolfo Walsh, en la Semana Negra de Gijón, España, en 2010), Los morros del  narco, Levantones, Con una granada en la boca, Huérfanos del narco, en el que rescata historias de hijos desaparecidos y asesinados. Narco periodismo (2016)

En octubre de 2011, el Comité para la Protección de Periodistas (CPJ) le otorgó en Nueva York el Premio Internacional a la Libertad de Prensa 2011: “Por su valiente cobertura del narco y ponerle nombre y rostro a las víctimas”. Ese año, con el equipo Ríodoce, recibió el Premio “María Moors Cabot”, concedido por la prestigiosa Escuela de Periodismo de la Universidad de Columbia, Nueva York. En 2013, como parte de Ríodoce recibió el premio PEN Club a la Excelencia Editorial. En 2014 la revista Quién lo ubicó como uno de los 50 personajes que mueven a México y ese año fue jurado del Premio Nacional de Periodismo. En 2016 uno de sus textos se incluyó en el libro La orilla negra, de Ediciones del Serbal, en España.

Entrañable amigo, generoso, amoroso  y padre de tres hijos.

 

LOS DÍAS CON JAVIER

¿Es el cambio climático un asunto de género?

arco-los-cabos-oleaje

Carlos Mancilla

 

Los últimos días han sido ‘’históricos’’ en cuanto a los efectos de fenómenos naturales en varias partes del hemisferio, particularmente en Latinoamérica donde hace exactamente una semana, Baja California Sur y los estados vecinos, sufrirían el embate de la depresión tropical Lidia. Tras su paso, trascendió en redes sociales que en Baja California Sur no se registraban lluvias tan fuertes desde 1933 (con información de CONAGUA). Del lado del Atlántico y en la zona de las islas del Caribe llegaron noticias aún más estremecedoras. La fuerza del huracán Irma (categoría 5 según la escala de viento Saffir-Simpson) azotó con potencia destructiva varias islas del Caribe. Tan solo en Antigua y Barbuda, su primer ministro Gaston Browne anunció que ‘’el 90% de la estructuras se encontraban destruidas […]’’ y que Irma ‘’fácilmente ha sido el huracán más fuerte en golpear el Caribe [..]’’, dichas declaraciones, 10 horas después de que el país perdió comunicaciones con el resto del mundo.

En un vistazo rápido a las recientes catástrofes por fenómenos naturales, es cada vez más común leer ‘’el huracán más fuerte’’, ‘’la lluvia más fuerte’’, ‘’el tifón más letal’’, ‘’la sequía más dura’’ dentro de los principales encabezados de periódicos internacionales. Y aunque Trump, mucho antes de llegar a la presidencia dio el carpetazo para dar por clausurado de una vez por todas el debate sobre el Cambio Climático (el mismo presidente que recientemente durante el eclipse de sol, volteó hacia el cielo sin ningún tipo de protección en los ojos) resulta evidente y necesario repensar todos los diálogos sobre el Cambio Climático en calidad de urgencia, prioridad y, que de una vez por todas, pueda plantearse desde un discurso ecofeminista cada vez más contundente y que nos viene a mostrar ‘’el otro lado de la moneda’’, sobre todo, cuando los datos de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos revelan que el 70% de las personas pobres del mundo son mujeres. La perspectiva de género en el debate del Cambio Climático esta todavía ausente en gran parte de la epistemología que se genera en cuanto al tema.

Cuando hablamos de desastres naturales, rara vez nos detenemos a pensar en el género como un factor determinante de cómo me va a afectar a mí un desastre natural, dependiendo de dónde estoy situado, si soy hombre o mujer, en qué país vivo y cuáles son las estructuras y roles de género que predominan en dicho lugar. El caso de los países del Sur es alarmante, el Cambio Climático aunado a la llamada Ética del Cuidado, en la que las mujeres están destinadas a una serie de atribuciones como el cuidado del hogar, de los hijos, en donde existe una dinámica de agricultura de subsistencia en la que ya es imposible cosechar para vivir debido al embate del clima, las sequías, la destrucción del medio ambiente que colocan a las mujeres en una vida precaria, donde por un lado hay que trabajar la tierra –y nunca llegar a ser ellas las titulares de la tierra-, educar y cuidar a los hijos, proporcionar agua –además de difícil acceso en países del Sur- y, todavía, enfrentarse a la violencia de género todos los días.

De acuerdo a estudios realizados por la Organización de las Naciones Unidas, en el 2008, ‘’las mujeres y los niños/as tienen 14 veces más posibilidades de morir durante una emergencia o desastre que los hombres’’. En ese sentido, se informa que ‘’las mujeres y las niñas asumen también la principal carga de la recolección de agua en los países en desarrollo. De hecho, un análisis de 25 países de África subsahariana reveló que el 71% de quienes recolectan agua en la región son mujeres y niñas, y en un solo día las mujeres gastan colectivamente alrededor de 16 millones de horas en buscar agua (los hombres, 6 millones)’’. ¿Es el Cambio Climático un asunto de género? No nos queda ninguna duda que la respuesta es sí.

En mayo del año pasado, se llevó a cabo en Dinamarca el foro Women Deliver en donde se discutió sobre salud, derechos de las mujeres y, por supuesto, Cambio Climático. Allí, una joven activista procedente de las islas Fiji comentó que en su país transcurren “seis meses al año combatiendo ciclones y otros seis preguntándose cómo conseguir agua corriente”. Las estadísticas y los saberes que se compartieron en dicho foro, de mujeres de todo el mundo que hacen frente al Cambio Climático fueron tan estremecedoras como reveladoras, concluyendo en que no se puede separar el debate del clima del debate sobre el desarrollo ni seguir abordando dichos temas sin una visión desde el género.

El feminismo ha denunciado largamente las dinámicas del patriarcado –sublimado en el capitalismo–  en donde a las mujeres son vistas a partir de la dualidad naturaleza-cultura, es decir, el mundo natural y la ética del cuidado –que se traducen en relaciones jerárquicas de poder– mientras que a los hombres se nos asocia con la civilización: el dominio. De ahí que los hombres históricamente hayan tenido más presencia en el arte, la filosofía, la ciencia y que un grupo goce más privilegios sociales, económicos y políticos. De la lucha feminista y de la ecologista, ha surgido desde hace varios años una corriente alternativa (pero no separada) del feminismo: el ecofeminismo. En palabras de Beatriz Gimeno (2011):

El ecofeminismo ha […] ha señalado que en el orden simbólico patriarcal la dominación de la naturaleza y de las mujeres están conectadas; el ecofeminismo considera que la dominación y explotación de las mujeres y la dominación y explotación de la naturaleza tienen un origen común: una visión androcéntrica de la vida en la que el varón busca dominar el mundo (y las mujeres son parte de ese mundo) y en la que éste construye su subjetividad y construye la sociedad a partir del dominio de ambas”. 

Baja California Sur y la absurda lógica de la clase política

La lectura que puede hacerse sobre el Cambio Climático en nuestro estado es claramente distinta. Pero ¿qué tan distinta y qué otras lecturas pueden hacerse en cuanto al género y el clima? Podríamos hablar sobre bioética, poca responsabilidad a la hora de planear los modelos de urbanización (edificio colapsado durante el paso de la tormenta Lidia en la Colonia Chulavista en Los Cabos, asentamientos de alto riesgo en arroyos y un largo etétera). La rapiña (el trending topic de los chubascos sudcalifornianos), la indiferencia de las autoridades que, por un lado, censuran a los medios de comunicación de informar sobre la tormenta, pero por otro no informan a la ciudadanía sobre los costes del paso de Lidia, los fallecimientos, entre otras cosas. Además la incompetencia para vigilar establecimientos y salvaguardar a la población. Todo esto conforma la absurda lógica de la clase política de Baja California Sur; y me gustaría terminar este breve resumen sobre lo que a mi modo de ver, podría llegar a enriquecer los debates sobre el Cambio Climático si comenzamos a visibilizar que también es un problema de género, con una fotografía del diputado federal Ernesto Ibarra Montoya (Partido Acción Nacional) donde fue captado muy sonriente haciendo de entrega de un bote de leche Nido y un paquete de pantimedias a una damnificada en Los Cabos tras el paso de Lidia.

El nivel de nefastez, de poco sentido común y de sexismo que refleja esta fotografía me produce nauseas. Por un lado, el señor diputado que llega a la zona de desastre a ‘’ayudar’’, uno pensaría en otro clase de víveres (de primera necesidad, la leche en polvo podría serlo en caso de que la mamá no produjera leche materna por x o y razón, pero las pantimedias no, bajo ninguna circunstancia)- aunado a lo que su figura representa (el Estado) en la sociedad, y sin caer en paternalismos absurdos, estamos ante una clase política que considera que es de primera necesidad obsequiarle a una mujer un par de pantimedias después de un desastre natural, porque en su lógica patriarcal es esa su función como mujer: servir en el hogar, cuidar a los hijos y verse ‘’atractiva’’ y  nada más.

Para terminar, me gustaría añadir que cualquier lectura desde el género e interseccional a los debates del cambio climático son igual de valiosas que las que pueden tenerse en grandes congresos y foros internacionales. Nunca antes en la historia habíamos enfrentado la furia del clima como lo hacemos ahora. La Madre Natura nos está diciendo algo, ¿cuál será el mensaje? Y todas las preguntas que nos caen encima como lluvia de ciclón. El entendimiento del progreso desde la dinámica capitalista/patriarcal se demuestra todos los días como insostenible. El futuro del planeta entero está destinado a ser zona de desastre bajo esta lógica, y no nos queda más que apelar a nuevos modelos de subsistencia que nos hagan voltear –forzosamente– al suelo, la tierra, los mares, los ríos, las montañas y los cielos. Esta vez más amables con ellos, desde la equidad y el reparto justo de la ética del cuidado entre hombres  y mujeres.

¿Es el cambio climático un asunto de género?

#Gonzolador: Candidatos Independientes: ¿Un posible caballo de Troya de la Partidocracia?

21396996_10159238505150147_337223166_n

Rafael Murúa Manríquez

Cambiar de gobierno es mucho más que elegir a un político de un partido distinto al que gobierna. Hay otros significados y formas.

El activismo y la sociedad civil han logrado el reconocimiento social como figuras democráticas trascendentales en nuestro país y ya alcanzaron la realidad de Baja California Sur.

Basta el ejemplo de la equidad de género obligada para las candidaturas de los partidos políticos y las candidaturas independientes son una alternativa a la perpetua partidocracia.

Recientemente vimos a los políticos obsoletos imponer a sus esposas en sus candidaturas para simular la equidad de género al interior de un partido. Pronto los veremos imponer a sus sobrinos o hijas para disimular independencia partidista.

Los movimientos sociales ambientales consiguieron más en BCS defendiendo la ecología local, que lo que ha hecho en todo el país el partido que se dice ser ecologista; sin embargo, son ellos los que tienen representación en el Congreso del Estado, en el Cabildo, en SEMARNAT y sus comisiones.

Los movimientos ambientales sudcalifornianos han tenido éxito, pero están condenados a seguir resistiendo, porque la lógica capitalista comercial mueve a funcionarios y empresarios.

Mientras se amenace a la naturaleza, el agua, la vida: habrá resistencia. Pensemos en que desde lo local se puede evitar la amenaza. Mi intención es invitar a reflexionar sobre la urgencia de seguir apoyando las causas mientras combatimos sus orígenes.

Está demostrado que podemos pasar 100 años desde la sociedad civil haciendo lo que le corresponde al gobierno, incidiendo para que no haga lo que no tiene que hacer, y protestando por todo lo que hace. Podemos también hacer gobierno.

Si no buscamos en los partidos políticos encontraremos a nuestros candidatos o lo haremos con los independientes y seguir en el eterno simulacro llamado sistema político mexicano.

Rafael Murúa Manríquez es director de RadioKashana.

#Gonzolador: Candidatos Independientes: ¿Un posible caballo de Troya de la Partidocracia?

#LosCabos: Después de la tormenta, vienen los bisnes

Cochi

@cachobanzi

San José del Cabo y, en particular Cabo San Lucas, las construyeron en el lugar perfecto. La punta de la península tiene las condiciones ideales para el desastre natural perfecto para una urbe en el que los capitales viajan de lugares desconocidos. Las cruzan varios arroyos y ambas ciudades las destruye el vendaval, pero las rehace el capital a su antojo gracias al tránsito libre de dinero. Sin duda, el agua de la lluvia ayuda a lavar mucho más que las banquetas.

Las tormentas o huracanes no son un riesgo financiero para aquellos que urgen de deshacerse de volúmenes gigantescos de efectivo. Aquel inversor agresivo que pone su dinero en un fondo de inversión de alto riesgo, es decir, el interesado está dispuesto a ganar sin importar nada para obtener una alta rentabilidad en el menor tiempo posible. No sucede así para quienes pagaron una elevada prima de un seguro ante desastres naturales, porque sus inversiones son a mediano o largo plazo. Algunas empresas hoteleras o inmobiliarias a veces no ganan, pero sí las aseguradoras. Ya pasó una vez con el huracán Odile que hizo pedazos los edificios de endeble tablaroca.

No olvidemos a los grandes bancos mundiales que están listos a incentivar a los gobiernos latinoamericanos para crear un Fondo de Seguros para Desastres Naturales, con préstamos a 25 años con una tasa de interés que fija el British Bankers´ Association (BBA), con la finalidad de “reducir su vulnerabilidad fiscal frente a las catástrofes” (BID, 2011). Tampoco el codiciado Fondo Nacional contra Desastres (Fonden) que otorgan cuando se decreta zona de desastre.

En fin, podría seguir enlistando las formas de sacarle jugo a un desastre natural, pero es preciso señalar las serias irregularidades en el desarrollo urbano de las ciudades de Los Cabos que terminan con la vida de quienes las viven los 360 días año. En el caso de Homex construyó fraccionamientos que se vinieron abajo a causa de un arroyo en Chula Vista y Puerto Nuevo, son un claro ejemplo de cómo el sector turístico–inmobiliario están ligados. Al concretarse la venta, la desarrolladora se deslinda de lo que pueda sucederle a las personas que con sacrificio pagaron un crédito. Se levantan cada mañana para viajar a la ciudad en la que por unos cuantos pesos van a servir a los miles de turistas que llegan.

Las ciudades de Los Cabos reproducen la desigualdad pese a los millones de dólares que mueven. El negocio por encima de la vida. Al territorio lo trastocan hombres de cuello blanco muchas veces representados por mexicanos que intentan imponer una nueva territorialización mercantil que genera la expulsión de familias que no pueden rentar o comprar una casa cerca de sus lugares de empleo. Tienen que conformarse con sobrevivir en una zona de alto riesgo. El mismo presidente Enrique Peña Nieto explicó la razón: la alta plusvalía del destino turístico.

 “Lidia” dejó tras de sí la cadena de corruptelas que hay detrás de la construcción de una casa, la venta de un terreno o la edificación de hoteles en áreas de peligro. Reveló la frialdad con las que ciertos personajes ganan carretonadas de billetes. Desde lo local hasta las más altas esferas. Funcionarios públicos que son beneficiados por el poder económico, se convierten en empleados de grandes corporativos y olvidan su principal tarea que es la del estado: mejorar las condiciones de los habitantes. En cambio magnifican la vulnerabilidad de la ciudad ante desastres naturales en espera de un nuevo bisnes en la reconstrucción de un puente o el desarrollo de un nuevo bordo para desviar el arroyo y vender más terrenos.

#LosCabos: Después de la tormenta, vienen los bisnes

¿Quién ha lanzado la primera piedra en MORENA B.C.S.?

Leonel

Eleazar Gámez Rascón

 

El neoliberalismo, es decir, el capitalismo en su fase imperial, en México y Latinoamérica corrompió e hizo cínicos los liderazgos cupulares de los partidos políticos, sin excepción. El gobierno federal y los gobiernos estatales aislaron, corrompieron, amenazaron, encarcelaron y asesinaron a la mayoría de quienes encabezaban las protestas sociales en casi todo el país. Es una situación que sucede ahora mismo, en tiempo real.

 Los grupúsculos que dirigen cada uno de los partidos están absolutamente deslegitimados, menos el Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), por el liderazgo de Andrés Manuel López Obrador. Están corrompidos, insistimos, encanallecidos por la ideología del pragmatismo, el pactismo, los usos y costumbres electorales, y el financiamiento público. Han sido todos igualados, uniformados, ideológicamente por el modelo neoliberal.

  En este escenario, cuando la población sudcaliforniana pensaría que los líderes de MORENA en Baja California Sur estarían trabajando en consonancia con el ideario de López Obrador y ese organismo político sobre la unidad, la atracción de militantes y dirigentes de otros partidos; cuando “de buena fe” y al cuarto para las doce se aprestan a elegir los candidatos a senadores, diputados federales, diputados locales y las autoridades de los cinco ayuntamientos; en fin, cuando todos esperaríamos la publicación de un programa de gobierno veraz, realizable, en consonancia con el eslogan “del cambio verdadero”, nos han salido con un pleito de barrio.

  Que Alberto Rentería Santana, el presidente de MORENA en B.C.S., maneja al partido a nivel local corporativamente, como un sindicato. Claro, es el dirigente del Sindicato de Gastronómicos. Además lo acusan de delincuente por una demanda por robo en el hotel Los Arcos, por el propietario de apellido Cóppola, hotel al que los trabajadores que dirige Rentería tienen cerrado, en huelga, desde hace años. Esta demanda y la prestancia expedita del gobierno estatal para darle cauce está en consonancia con la línea oficial federal y de los estados para eliminar los liderazgos alternativos, valientes y modestos en estos tiempos en que la lucha de clases ha sido sustituida por la lucha de frases, el crimen organizado y la disolución paulatina del estado de derecho y la seguridad pública.

  ¿Por qué hasta ahora se ha dado esta denuncia de corporativismo y no desde el principio, cuando Rentería fue electo presidente y sus compañeros de sindicato fueron nombrados funcionarios del partido en B.C.S.? ¿Por qué ahora esta explosión pública de “honestidad política” y solidaridad con Cóppola en su demanda contra el presidente de MORENA?

   Dicen que Leonel Cota Montaño es el instigador, pero presuntamente es el profesor Víctor Castro Cosío quien declara ante el órgano interno de control de ese partido. Es difícil saber. Yo creo que los dos, con este pleito al aire, le están haciendo un gran daño a MORENA en Baja California Sur.

  Ojalá Andrés Manuel López Obrador, por quien hay que votar bajo cualquier circunstancia el próximo año, a su llegada a nuestro estado ponga orden y serene los ánimos de quienes están perdiendo el estilo y la corona de izquierdistas y demócratas. También ojalá los militantes sudcalifornianos de MORENA estén a la altura de las grandes expectativas que todos tenemos sobre ellos.

(Como dijo el poeta Machado: “Qué difícil es / cuando todo baja / no bajar también”.)

———-

eleagamez@prodigy.net.mx

¿Quién ha lanzado la primera piedra en MORENA B.C.S.?