De panadero a millonario con mansión

panadero1

Frank Aguirre

En el Congreso parece más sencillo dejar todo como está, sin legislar, sin reformar, sin renovar, sin actualizarse, sin comprometerse. Como bien dice Dresser, ver la función pública como siempre se le ha visto: ocupar la oficina, cobrar el sueldo, comprar con el erario una camioneta Escalade color perla, contratar el chofer, colgar los cuadros, pedir el celular, y “uniformar” al encargado de relaciones públicas. Culpar a la oposición o a la falta de “mayorías” por la falta de resultados. Y mientras tanto se mantiene a un partido dominante, o a una corriente política disfuncional y dividida por las sobras o las aspiraciones, aspirando al siguiente peldaño, siempre y cuando no se comprometa la imagen, la figura, los votos.

casas-duarte-960x500

A pesar de los esfuerzos por el sistema anticorrupción, a pesar de “la transparencia que ahí está pero nadie la ve”, este año, también, ha estado plagado de opacidades en el congreso. Esto es consecuencia de una política electoral que permite al congreso ser un lugar para rotar puestos en vez de representar a la ciudadanía. Hay una evidente carencia de rendición de cuentas y no digamos de falta de transparencia o la obligación de garantizarla, ejemplos hay muchos:

  • Nada garantiza que las concesiones que se otorgan de bienes públicos para fines privados tengan los protocolos necesarios para evitar los conflictos de interés.
  • Nada previene que el presupuesto de egresos (lo que se obtiene de la federación y lo que se recauda de tus impuestos) del estado se ejerzan de forma discrecional, en vez de racional y participativa.
  • Nada obliga a quien se sienta en un curul a reformar, a legislar, a rendir cuentas, a transparentar sus formas de trabajar, en otras palabras, nada obliga a un legislador A TRABAJAR.

Estos 3 ejemplos son básicos para entender el porqué en vez de una ley de movilidad de acorde a la realidad que vivimos: elevado número de choques, de atropellados, de muertos víctimas de siniestros viales, elevados niveles de contaminación en el aire, un sistema de transporte público al borde del colapso y elevados casos de congestión vehicular y tráfico como nunca antes lo habíamos visto; tenemos funcionarios regalando roscas de reyes a principios de cada año.

No somos un caso aislado, en el resto del país tenemos ejemplos similares, desde una diputada promoviendo el paternalismo en vez de legislar para generar oportunidades de empleo y desarrollo reales, hasta diputados regalando cajas de zapatos a niños y jóvenes en vez de conseguirles becas o redireccionarlos a las instituciones correspondientes para su desarrollo.

Yo (y tengo la sospecha de que no soy el único) no conozco a un solo diputado o diputada local que haya regresado a su distrito, ante sus votantes, casa por casa, colonia por colonia, para rendir cuentas de su trabajo: con quien se reunió, qué decisiones ha tomado en el congreso y porque, como decidió etiquetar los rubros en el Presupuesto de Egresos del Estado (o sea, en lo que se van a gastar los próximo años nuestros impuestos) porque decidieron etiquetar cierto porcentaje a comunicación o armamento en vez de mayores salas de lectura o aulas para las escuelas. ¿Los hemos visto? Sí, vemos cómo publican fotos de sí mismos repartiendo comida, y unos que otros insumos, algunos vendiendolos a “bajos costos”, pero no nos engañemos, nada de eso es su trabajo. No nos extrañe que al final de sus carreras políticas se les encuentre mansiones de 2 millones de dólares en MiamiArizona o Texas.

Si algo de lo que leíste tiene sentido, ahora tú, yo y todos los demás lectores tenemos una responsabilidad. Esa responsabilidad va más allá de la justa indignación. Hablar con los demás es el primer paso. Yo lanzaré la pregunta: ¿Qué vamos a hacer para parar el saqueo? Lo único que sé es que esa respuesta no la sabe una sola persona. ¿Qué tenemos que hacer para averiguarlo?

En lo que contestamos eso, recordemos que de político/panadero a millonario hay un solo paso, y no necesariamente seremos beneficiados, o como dice Rage Against The Machine:

Armas, no comida, no casas, ni zapatos

No hay para necesidades, solo alimentemos al animal caníbal.

Caminé a la esquina, donde solía haber una librería,

Alinea tu mente hacia el cementerio, donde los toros hacen su desfile.

 

@FrnkAguirrre

Anuncios
De panadero a millonario con mansión