#ALVTurista: De la falsificación de documentos al espectáculo mediático

John4

Nuria Gil / Sergio Reynaga

Comité Groucho-Marx, comediantes comprometidos

 

El secreto de la vida es la honestidad y el juego limpio, si puedes simular eso, lo has conseguido.

Groucho Marx

I

 

Buenas, Jóvenes y jóvenas, nos volvemos a poner en transistores. El espectáculo y sus decorados, en sus formas más sofisticadas, se nos presentan como formas asumidas. Naturalizadas para el desplazamiento cotidiano de las poblaciones. Sin embargo, el ensamblaje de utilería y escenario, supone cada vez más un ejercicio ridículo. Aunque por estúpido, no deja de ser violento. ¿Turi o espectador?, ¿Qué relación hay entre no implicarse con los dolores del mundo y la exigencia de paisajes idílicos? El poder no tiene ética, decimos pues, que la situación de injusticia social, solo puede ser inducida por las tontas.

     Por otra parte, “poder hacer, poder decir”, quizá sea también un grado importante de responsabilidad, aunque la palabra luego se sienta como un huizapol en el pie. Los desplantes de autoritarismo suscitados desde el inicio de la administración en estado crítico de la imponente figura del gobernador Carlos Mendoza, (¿no les recuerda un poco al pingüino de batman regresa? de eso hablaremos en la siguiente entrega) son un arcoíris en colores pastel. Se abre el telón, sale un político de oficio con una propuesta de ley, que garantiza al capital privado la oportunidad de pasar por alto las necesidades de la población y por supuesto la posibilidad de realizar sus proyectos sin restricciones de ningún tipo, con la promesa de transformar sus pérdidas en deuda pública ¿cómo se llamó el chiste? La ley Mendoza en un pueblo sin gente, con todo lo que eso implica. Como si el cuadro no estuviera de por sí caliente, con la guerra del narcotráfico, el incremento de las muertes, y la militarización de la ciudad, pudimos ver como se atentaba contra los pescadores de la cooperativa Punta Lobos, a punta de granaderos, (cuicos entrenados para propinarte una chinga), más aún, el intento de despojo, en un desprecio descarado por las estudiantes sudcalifornianas en la Ciudad de México, en el caso de la AESM y la casa del estudiante. Con saña y maña, nuestros sapientísimos administradores nos dicen: Pues esa madre se está cayendo, igual y la palomilla ni la ocupa bien, además, somos a toda madre, los vamos a salvar de su espacio histórico, porqué quizá si lo vendemos, ustedes que son profesionistas del mañana, puedan darnos un mejor presente, ¿se acuerdan que nosotros les dijimos vivir mejor, pero en un mejor futuro? Pues el futuro no es hoy, si no mañana o pasado, mijitas. Y si se vuelven a organizar por los golpes económicos que el neoliberalismo nos exige dar, pues les volvemos a sacar a los granaderos. Y sí, así fue con los camioneros durante las manifestaciones contra el gasolinazo. Nosotras pensamos que la clase política entera se compone de turis, no habitan ni procuran el territorio, la salud ni el respeto a los pobladores. La búsqueda de la vida plena, para ellas, consiste en apañar lo que se pueda mientras quede algo. Desde lejos watchamos con tierna pero filosa ironía, la inmoralidad de sus sueldos y sus discursos tejidos de mentiras, allá lejos, porque señoras y señores: nosotras no les creemos.

Hay otra cosa que quisiéramos sumar a lo que nosotras llamamos: las perlas del desprecio: la guillotina política a través del linchamiento mediático contra John Moreno, el abogado de los pescadores movilizados en Todos Santos, y contra Joella Corado. Pensamos que sí, como se ha dicho ya, es una amenaza a la movilización política organizada, que se opone a los planes de socialización de la miseria y generalización del despojo a beneficio de los dueños del dinero. Aunque más curiosa nos resulta, la estrategia utilizada por los turis, que va desde la falsificación de documentos utilizados como pruebas para su detención, a las ridículas irregularidades en los procedimientos, tal forma de secuestro político nos parece arcaica, aunque para nada extraña. El papel del espectáculo mediático al servicio del montaje institucional será clave para la aplicación de la fuerza pública (o privada): la posibilidad de vivir mejor está aquí ¿pero para quién? Mientras ellas amasan fortunas despojando a nuestra comunidad, a lo hacha, las fauces jurásicas del monstruo político neoliberal, continuaran el pique contra la vida y la dignidad. La simulación mediática es hoy la única garantía de legitimidad para el gobierno de turis, sin embargo, pareciera que su desmantelamiento sólo necesita de que pushemos poquito, una madrecilla nomas pues… pero juntas.

Fin del primer acto.

II

Dentro del afán por revalorizar el vasto suelo mexicano, encontramos una nueva categorización solo para unos pocos pueblos afortunados y merecedores de tal etiqueta: la de “Pueblo Mágico”. El país ya cuenta con 111(y subiendo) de estas localidades y sus respectivas promesas gubernamentales, tanto para los habitantes  de esos hermosos lugares como para el visitante, ese “turi” que espera una alternativa fresca, que quiere escapar de su cotidianidad, de su hastío, para sentirse inmerso en otras costumbres, en otras prácticas pero sin percibir que se trata de un parque de atracciones. De un decorado. Se abre el telón, comenzamos y se repite, se repite un día tras otro pues esa autenticidad que se espera del local no es más que la repetición diaria para contentar a dicho espectador. Digamos que en esta obra el director es el capital, con el cargo de subdirector encontramos a los organismos gubernamentales, tenemos también a los actores con sus diferentes papeles: principales, secundarios, suplentes, las que forman parte del decorado (¿recuerdan al niño pasto, o al niño acento?) y por supuesto, las que no pueden faltar: las espectadoras. Y así manteniendo a cada una en su lugar, todo bien ordenadito y delimitado, todas podemos estar tranquilas, sobretodo algunas, aquellas que van con el equipo vencedor.

        Según la Secretaria de Turismo de este nuestro estimado Gobierno, las características que debe cumplir un Pueblo Mágico para ser nombrado como tal y ser revalorizado (económicamente aunque lo disfracen  histórica y culturalmente) exigen contar, con atributos únicos, simbólicos, leyendas, historia, hechos trascendentes, cotidianidad, magia que te emanan en cada una de sus manifestaciones socio-culturales, y que significan hoy día una gran oportunidad para el aprovechamiento turístico atendiendo a las motivaciones y necesidades de los viajeros. Pues un Pueblo Mágico se define como un pueblo que a través del tiempo y ante la modernidad, ha conservado, valorado y defendido, su herencia histórica, cultural y natural; y la manifiesta en diversas expresiones a través de su patrimonio tangible e intangible (querido lector esto lo puede encontrar aquí http://www.sectur.gob.mx/wp-content/uploads/2014/10/GUIA-FINAL.pdf ).

Hasta ahora parece un plan perfecto de conservación y mantenimiento de las prácticas histórico-cuturales y la economía local. Queridas y queridos, tenemos la gran suerte de encontrar en Baja California Sur dos de estos Pueblos Mágicos, Loreto y Todos Santos. Y después de esta larga introducción, y de intentar hilar esta serie de acontecimientos que hasta parecieran aislados, hablemos un poco de Todos Santos. Pues este hermoso pueblo, cumple con todo lo citado anteriormente. Es más, allí conviven felizmente foráneos que ya son locales, artistas, pescadores, agricultores, locales que parecieran foráneos, visitantes, “turis”, naturaleza, cultura e historia. ¡Un momento!, ¿hemos dicho pescadores?, ¡uy! pues creemos que ellos y sus prácticas socio-económicas, su cultura y su historia no tienen cabida en un Pueblo Mágico, por lo menos  no en Todos Santos, creemos que los turis dirigentes, pensaron: pues como la lista es larga si retiramos solo a un pequeño grupo de esta conformación de categorías nadie lo notará. Y así, desacreditando lo expuesto con anterioridad, es como comenzó el megaproyecto de Tres Santos, esa maravilla “ sustentable y ecológicamente responsable”, que dará trabajo a los que anteriormente ya tenían trabajo (xdxd) y que en un futuro será parte de la dinámica local, suponemos que esperan que el ya inaugurado hotel boutique San Cristóbal y el proyecto que pretende ocupar una superficie de 414 hectáreas, en las que se construirán 4.472 viviendas (cuyo precio oscila entre los 400,000 y los 900,000 dólares), tres hoteles, áreas comerciales, un huerto “orgánico comunitario”, un club de nado privado, el “Centro Universitario Todos Santos” de Colorado State University y una planta desalinizadora, pase desapercibido en un pueblo de 5000 habitantes. Hasta ahora, nosotras pensábamos que el acuífero de Todos Santos presentaba déficit, quizás de donde beben 5000 puedan beber otros 10,000, pues solo es agua. Todo esto exige que los pescadores se acostumbren a sus nuevos trabajos, y los conviertan en las prácticas cotidianas de las que hablábamos al principio, que nadie recuerde la playa Punta Lobos, el mangle y a los pescadores. Que el caso de John Moreno y Joella Corado sea recordado como un caso de despojo legal (y entre ellas además), que no se relacionen sus nombres junto al de los pescadores, la lucha por la preservación de su playa y las prácticas que durante generaciones se han llevado a cabo allí. Pues ahora pongámonos un poquito serias: hay que vincular los nombres de Black Creep Group, conocida como Mira Companies (su filial mexicana) y Tres Santos, pues como la “Santísima Trinidad” son tres en uno. A esos nombres hay que relacionarles el despojo a los pescadores, la pérdida completa de un ecosistema y su consiguiente transformación, la pérdida de las prácticas socio-económicas y culturales, la pérdida de toda la dinámica socioambiental y el encarcelamiento (secuestro) de John Moreno y Joella Corado. Esto llevado a cabo con el apoyo gubernamental y la autoridad (in) competente, bajo concesiones para uso de suelo y agua de SENMARNAT y OOMSAPAS, organismos que velan tanto por el ecosistema, como por sus pobladores. En fin, desde que inició el proyecto de Tres Santos hemos disfrutado de tres partidos políticos de color y nombre diferente al mando, aunque las políticas son muy semejantes, ¿No parecen el mismo perro con distinto collar?  Es tal la incongruencia que hasta parece un mal chiste.

Por último, nosotras las militantes del comité Groucho Marx, comediantes comprometidas, queremos pedir una disculpa por haber hablado con más seriedad esta vez. Les contamos: al chile, hace mucha calor, y cuando el infiernito nos abraza de tal manera, a una no le queda más que cagar el palo, o en su defecto pasearse por alguna tienda departamental (chale) con aire acondicionado, aunque también nos podríamos hacer pendejas por el malecas, para hacer como que no pasa nada, loca. Pero como no podemos pasearnos por la tienda o bajar al malecón, pues nos pusimos a cagar el palo… Esperamos ofrecer más risas en la próxima entrega. Bueno pues… nos watchamos al rato, palomilla, se bañan.

Fin del segundo acto

Pd: Afirmamos que el gobernador y todos sus secuaces son turis. Por si no quedó claro.

Anuncios
#ALVTurista: De la falsificación de documentos al espectáculo mediático

#ALVTuristas: De la mancha de mierda a las ciudades florero

Sergio Reynaga / Nuria Gil

Comité Groucho-Marx, comediantes comprometidas

“Trabajando conseguí ascender de la nada a la pobreza más extrema”
   Groucho Marx                 
                                                             

En las últimas semanas se nos ha bombardeado con notas de mierda, y sobre restos fecales. La cuestión que nos proponemos tratar en estas líneas, nos coloca en la silueta de un personaje casi invisible, por no decir metafísico, pero a la vez omnipresente, y según su solvencia económica también omnipotente: El turista.

   La guerra por la vida digna en los territorios que sirven como espacios para el desarrollo inmobiliario, turístico y económico del proyecto neoliberal del Estado mexicano, y de manera más precisa de Baja California Sur, sujeta a la población a una cantidad de formas legales que nos arrojan cada vez más a la periferia, a los márgenes, a la mugre y la rabia. Esto último, amiguitos de guayabera, puede resultar contraproducente. La cultura del consumo generalizada, nos opone la inducción de estímulos tan arcaicos como la siguiente formula: Asumir la presa, digerir, excretar. ¿Qué tan normalizada está hoy la violencia en La ¡Paz! (colóquese aquí sonido de arma de fuego, el calibre es responsabilidad del lector)?, No pretendemos sugerir siquiera una respuesta, sino hablar sobre el asunto a manera de esbozo, boceto, garabato más bien.

 Lugares comunes, pensará nuestro sapientísimo lector, sin embargo no los consideramos agotados. El centro de la ciudad es una cantina gigante, esto en especial nos causa una ligera comezón: la apertura al derrame del tiempo libre a propósito de la ingesta de alcohol, por las siguientes situaciones: No hace falta complicarnos mucho para comprender que los espacios controlados, regulan nuestras conductas, y que todo comportamiento asumido por nuestra comunidad apuntala y estimula la situación de desgaste de los vínculos sociales, dicho de otra forma: obedecemos y echamos a perder nuestras relaciones afectivas-comunitarias. En este sentido, es preciso hacer algunas otras afinaciones. Nosotres, pensamos que dichos patrones, son el ejercicio de la violencia del capital, más aún, una garantía y fuente legitimadora de la vigilancia. Y como siempre nos gusta volver a revisar si olvidamos algo, la cancelación del tiempo. Si, si, ya sabemos que suena exagerado, pero échale un vistazo a tú vida…

turi

Bueno, les habíamos hablado de los turis. Quizá sea necesario aclarar que no es que no nos gusten las visitas, pero de ahí a invitarlos a cagar a la casa, hay mucho trecho. Pensamos que ser turi, pasa por la búsqueda de imágenes idílicas, empaques y etiquetas generalizadas, de alguna manera se nos presenta la línea de ensamblaje: Adecuación-empaque-presentación. El acceso a la aventura de nuestras comunidades, pasa por la mercantilización de la ciudad y el territorio, es pues la venta de un producto ilusorio que satisface la gula adquisitiva de locales y extranjeros, ¿qué se pensaban, que sólo los güeros son turis?, no, no, mis queridos druguis, como sugerimos aquí, ser turi, en este primer garabato, significa depredar cuanto nos sea posible. Todo esto, pasa por la agenda institucional, no es casualidad, cómo dijera alguno que no me interesa nombrar aquí: Dios no juega a los dados. Las actividades de la secretaria de turismo, pasan (entre otras) del golf al romance y del spa al ecoturismo, (eco de económico, ¿no?),  y por supuesto del shopping, (Aica) a la vida nocturna, papus y mamus. En la ruta aquí trazada, observamos, a modo de obituario, la construcción de una ciudad de carácter excluyente. ¡Se te va caer la baba en los escaparates, pero solo eso!

Así pues, palomilla; las excelsas figuras intelectuales que componen la actual administración, nos invitan, en los últimos días a un espectáculo sin precedentes desde la inminente amenaza de la mega-minería toxica a cielo abierto, la ley público-privada, las calles carnicería, y… esperen. Bueno, quieren enchularnos el malecón, dicen ellos/as, los que saben de eso, que “La Paz tendrá un malecón de nivel mundial”, y de ser posible que dicha empresa se realice, pues si, será de nivel mundial. Esto significa que no tendrá diferencia alguna con cualquier otro destino turístico, la caricatura es simple: la homologación de las lógicas del consumo y los caprichos del capital privado, pues estas, son necesarias para el correcto funcionamiento del turismo y sus agentes: los turis. Lo que más oscuro nos parece en esta oferta, es la exclusividad de los espacios públicos, que de por sí, por sí mismos en su calidad de públicos no son garantía de nada. La inversión de la primera etapa, supondría el gasto de 150 millones de pesos, no obstante, servirán, dicen, para garantizar el crecimiento cultural, el deporte y la inclusión de la población discapacitada. Es por mucho cuestionable tal aseveración, ¿Qué deportistas y que discapacitados asistirán a tales festejos?, Dejo las interpretaciones a su juicio, pero quiero decir algo, se me ocurre, que quizá estas personas no tienen acceso a la práctica digna de la ciudad ni de sus disciplinas, y si a esto le sumamos la inutilidad del transporte público y la calidad excluyente de las zonas comerciales, nos meteríamos en un aprieto. O no sé si entendí, pero creo que la plataforma más fuerte de su discurso es el fortalecimiento económico de los negocios y el crecimiento de la plusvalía de los terrenos adyacentes. ¿Y qué pasa con el gentilicio, la paceñada qué, a donde van, más lejos, a la periferia de la periferia?

 

 

Fin del primer acto.

 II

¿Se ven bonitos a los lejos los kayaks y Jhon Smith en su tabla de surf, no loco/a?

Dentro del programa de mejora urbanística que nos presentan los ilustrados dirigentes, está, como ya advertimos, la remodelación completa del Malecón con la creación de estupendas playas, artificiales, pero bonitas para contentar la vista de nuestros amados turis, y ya de paso con el lavado de cara, revalorizar el suelo del centro e incrementar un poquito los precios, (no mucho) pues Cancún y Acapulco ya están muy quemados. Por un lado hasta parece un proyecto amable, aunque no sabemos qué lado, ya que dejarán un poco en paz a Balandra y sus manglares, al Tecolote y a los lobos marinos, así quedará todo en corto: bares, shopping y playa en el mismo lugar: ¿qué más quieren? No obstante, parece que se han escapado pequeños detalles en el planteamiento de la construcción de las nuevas playas, cositas sin importancia, como son el alto contenido que posee la bahía de La Paz, sobre todo en el área del Malecón, de bacterias coliformes, dicho de otra forma: bacterias provenientes de los escurrimientos antropogénicos de las aguas fecales sin tratar que dan directamente a esa zona, o por denominarlo de otra forma, bacterias que provienen de la mierda de la ciudad que acaba en las cristalinas aguas de la bahía. Esto es debido a la inexistencia de buenos sistemas de purificación. Pues sí, nos bañaremos en mierda pero con bonitas vistas, en playas bonitas, rodeados de bonitos comercios y bonitos bares. Junto a la urbanización mal hecha y mal planteada, aunque no para las cuentas bancarias de algunos, las condiciones higiénico-sanitarias de las aguas se vuelven desfavorables, mucho peor las de vida para aquellos que viven y trabajan, y son exiliados cada vez más lejos de la zona céntrica, aquellos que no vienen a disfrutar unos días de las maravillas de La Paz. ¡La vida es bella!

Hay que se señalar algo que los paceños tienen muy claro, que uno no caga donde come. Quizás por esto, es que nadie se baña en las aguas del Malecón, a menos que no pueda pagarse una playa más limpia, mucho menos se puede imaginar la pesca en esa zona. Pregúntele usted, nuestro sapientísimo lector, a la palomilla del esterito…

Nos preguntamos si al construir la playa se mantendrán los bosques de alga Ulva, o quizás no hayan pensado en la biodiversidad del ecosistema costero pero si en la diversidad de beneficios económicos que ofrece. ¿Y los huracanes? Porque por otra parte, también se presenta ese problema, si los cauces fluviales naturales se encuentran tapados por la urbanización y de por si ahora mismo no hay arena en el malecón, esta nueva y bonita playa se enfrenta a que cada vez que ocurra un temporal los efectos negativos de éste, serán más graves que el anterior, por lo tanto la arena “se va”, ¿será una sustitución infinita de arena para mantener la nueva bonita playa? ¿Están contemplados estos gastos en los presupuestos de la obra? Creo que no entiendo nada, pero estamos seguras que aumentarán los puestos de trabajo en hoteles, bares, restaurantes, tiendas y seguro que habrá más plazas para entrar en el cuerpo de seguridad como policía turística, porque ante todo hay que salvaguardar la seguridad del visitante. Todo esto disfrazado de mucho sol, muchas luces y muchas sonrisas.

Nosotras queremos decir: el embellecimiento de la ciudad y de la zona comercial, nos vuelve más feos/as, horribles diríamos. Por último, aunque solo por hoy, para cerrar, queremos hablar con un poco de seriedad. Creemos que la descomplejización de nuestra sociedad es necesaria y que otra forma de vivir, no solo es posible sino urgente, tomando en cuenta que nuestra relación con el entorno, supone mediante nuestras prácticas, el deterioro de nuestra calidad de vida y la depredación de los recursos que sostienen la vida, también pensamos que tales situaciones de desgaste nos oponen la guerra, intentamos comprender que su lujo es nuestra ruina, y que mientras no seamos capaces de arrebatarles el privilegio que gozan, el único destino que podremos visitar será el psiquiátrico. De nosotras depende, de nuestra implicación con la transformación de nuestras comunidades, quizá esto signifique dejar de ser meros espectadores, dicho de otra forma: dejar de ser turis. Dios ha muerto, todo depende de nosotras.

Fin del segundo acto.

Hasta la próxima entrega.

 

#ALVTuristas: De la mancha de mierda a las ciudades florero

La Canadá que solapa el despojo de territorios en BCS

canada

La contrastante y multicultural Canadá. La monarquía constitucional más friendly de América. Un país cuyo primer ministro, Justin Trudeau, destaca en sus discursos las frases: justicia, cuidado medioambiental, democracia, derechos humanos. Amigos de México porque tienen el 74 por ciento de las concesiones para exploración minera en el territorio. Sí, la misma nación que se tragó sus palabras,  y dejó que el soberano de TrumpLand siguiera disparando su demagogia venenosa contra los mexicanos.

En Baja California Sur recordamos bien a Canadá. Los recordamos cada que una las compañías canadienses intentan entrar a la entidad, gracias al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Hay dos empresas mineras que por más 10 años insisten con trabajar en la media península: Argonaut Gold con su proyecto La Pitahaya y Vista Gold que se unió a su vez con Invecture Group (Salinas Pliego) para crear Los Cardones. Estas dividieron a la sociedad, y son causante de  la movilización de miles de ciudadanos que no desean extractivismo en la Reserva de la Biósfera Sierra La Laguna.

Debemos recordar que el desarrollo extractivista que padecemos, mucho tiene que ver con el paquete neoliberal que México aceptó con el TLCAN y la llegada de Inversión Extranjera Directa (IED), y ahora estos acuerdos serán renegociados por Donald Trump. Canadá ya dejó solo a México, pero seguramente esperará el momento para defender su capital extractivista para llevarse minerales estratégicos en tierras mexicanas y dejar toneladas de desechos.

Por eso, es preciso recordar que “las políticas gubernamentales uso de normas y leyes, de orientación de proyectos que son impulsados por los gobiernos, en coalición con los grupos económicos, políticos y sociales cercanos, de manera de fortalecer sus beneficios particulares, de mantener la base de sus privilegios y formas de acumulación” (Rodríguez Wallenius CA; 2007).

Hace poco Andrés Manuel López Obrador, el aspirante a la presidencia de México, como parte de su decálogo para defender a México frente a Trump. Una de sus estrategias es precisamente unir más lazos con el sector minero canadiense, como si no fuera suficiente el daño que han hecho por acá a las comunidades locales.

En serio, es difícil pensar mal de Canadá por su característica amabilidad, cuando nos dio a Jim Carrey, Neil Young y Leonard Cohen; el hockey y la cerveza; la policía montada. Sin embargo, en #NuestraOpinióndeMierda, en BCS, México y América Latina lo único que ofrece Canadá con sus compañías extractivas es el despojo de los territorios y bienes comunes de las poblaciones a cambio de daños ambientales.

Atte.

@El_Organismo

La Canadá que solapa el despojo de territorios en BCS

TrumpLand, y los encabronados de México

trump

Es oficial, vivimos en TrumpLand.  El adjetivo que dio Michael Moore a Donald Trump en un documental en el que dibuja al gringo que llegó al trono, al “pináculo de la democracia moderna”. La reacción fue inmediata. Miles de mujeres salieron a las calles de las ciudades más importantes de Estados Unidos. Su asunción fue parte de manojo de noticias generadas durante la semana pasada y, nubló por un momento en los medios de comunicación, las movilizaciones que suceden por cuarta semana consecutiva en el territorio mexicano, una de las más importantes, ocurrió en Baja California. Algunos se atreven a decir que 2017 será el nuevo 1968, pero eso ya lo veremos.

Y es que si hacemos un análisis sobre las peores noticias para la mayoría, seguramente disputarían el puesto: el aumento de la gasolina como detonador de una crisis de credibilidad al sistema político; la privatización del agua en BC, un tema pendiente en Baja California Sur y Trump. Sin embargo, hay mucho por celebrar. La acción ciudadana pone nerviosos a quienes ostentan el poder político y económico de México, digo, les preocupa que se derrumbe la simulación de democracia en la que vivimos.

Desde que inició 2017, todos los políticos hacen como que trabajan. Todos hacen como que se preocupan. En Baja California, por ejemplo, el gobernador Kiko Vega creyó que perdonando impuestos la gente regresaría contentos y felices a casa. No fue así. Tuvo que tragarse su soberbia y, una semana después, envió una iniciativa para la abrogación de la Ley de Aguas que permitía, aunque lo niegan sus impulsores, la privatización del agua.

Entonces, esa ola de recortes del 20% o del 10% a los sueldos de mandatarios y funcionarios estatales ocurrió en varias entidades, una estrategia para apaciguar a los miles de encabronados que protestan; pero el 22 de enero, las movilizaciones sociales en la nación continuaron.

Todo apunta que la economía estadounidense se contraerá. En TrumpLandMéxico tomará el lugar que le corresponde, volverá a ser el hermano incómodo, sin dinero y criminal culpable de la decadencia, la justificación ideal y, claro, Baja California Sur seguirá siendo una extensión del american dream

Al final, en #NuestraOpinóndeMierda, Trump servirá para unir a los mexicanos, será otra razón para protestas más intensas, por el simple hecho de imaginarnos de lo que será él capaz para make América great again y, en el proceso, ganar más dinero.

Atte.

@El_Organismo

 

TrumpLand, y los encabronados de México

¿En Baja California Sur huele a esperanza?

sat
Algo interesante de las movilizaciones de los últimos días, cuyo detonante fue el famoso “gasolinazo”, es el encuentro ideológico que ocurrió. Una colisión de visiones que en la superficie parecen similares, pero que en el fondo son muy distintas. El choque es evidente y, más allá de que esto pueda debilitar el movimiento, es un buen momento para iniciar el debate que permita visualizar a la ciudadanía hacia dónde debe caminar, pero antes de seguir avanzando debemos comprender que un movimiento social. para lograr cambios favorables, el proceso es lento y se ocupa paciencia.
   La acción colectiva local que vemos, es una reacción al sistema político mexicano que decide sobre las mayorías con base acuerdos con pequeños grupos de poder, ya sea económicos o políticos o religiosos o una mezcla de todos. El gasolinazo es un pretexto para salir a gritar la chinga que nos pusieron y empezó hace décadas. La gente que sale a las calles está indignada, y es aquí en lo que coincide la mayoría, aunque de pronto los protagonismos hiervan la sangre de los manifestantes que inician el largo camino de exponer su inconformidad en lo público.
   La diversidad del pensamiento es grande, por lo que deberán quedar atrás las jerarquías morales inventadas por nosotros mismo sobre los otros: se ocupa unidad. Se necesita voluntad. La creación de una Asamblea Popular y Comités Ciudadanos Autónomos debe seguir a pesar de las diferencias, con la finalidad de concretar este ejercicio del poder social. En el diálogo está la resistencia. Este momento es ideal para presentar la lista de las problemáticas que nos carcomen, es una oportunidad de salir más allá de la burbuja de confort en el solemos sobrevivir.
    Pero debe la gente salir de sus casas, porque la unidad se construye tanto en Internet como en el espacio urbano. Así lo concluyó Manuel Castells en su libro Redes de Indignación y de Esperanza, en el que analiza varios movimiento a nivel mundial. Para él, “la unidad no es comunidad porque la comunidad supone un conjunto de valores comunes, y éste es un trabajo que todavía se está haciendo en el movimiento, ya que la mayoría de la gente llega a él con sus propias motivaciones y objetivos, dispuestos a descubrir posibles puntos en común de partida y la fuente de empoderamiento”.
    Y ante el cinismo, nos queda la maldita esperanza que vuelve a susurrar a los oídos de la cansada ciudadanía. Baja California Sur huele a esperanza. La juventud no para, atiza las cenizas y da fuerzas a los más viejos. Son varias generaciones de individu@s que tendrán que ponerse de acuerdo para ver, quizá, cuando seamos los más viejos, más cambios en el sistema político y económico, porque será un proceso largo en el que tenemos que aprender a vivir juntos ante la indiferencia de los encumbrados señores del poder.
   Al menos, esta es nuestra opinión de mierda de hoy.
Atte.
@El_Organismo

 

¿En Baja California Sur huele a esperanza?