Dos átomos de Hidrógeno y uno de Oxígeno

DSCN9760

(Foto: Obras para captación de agua en la ciudad de La Paz)

Frank Aguirre

Domingo 13 de agosto. Eran las 7:50 de la mañana y ya hacía calor. Humedad sabor a infierno. La temperatura quemaba tu piel, incluso bajo la sombra. El clima no era benevolente ni siquiera porque estabas recién bañado. En las afueras de un hotel del cual no recuerdo el nombre, nos juntábamos una tercia coches en caravana para salir con dirección a zonas aledañas a la mítica Ciudad Obregón. Después de tres horas de viaje en carretera: la primera parada. Un pueblo con una similitud que bien pudiera ser cualquier comunidad cercana a la sierra de La Laguna en  Sudcalifornia. El pueblo se caracterizaba por calles de tierra y casas modestas de un piso, todas y todos los habitantes en la banqueta o en la sombra: conviviendo, cotorreando, observando detenidamente a quienes ingresamos a la comunidad. La diferencia entre el lugar a donde llegamos y cualquier pueblo aledaño a la Sierra de la Laguna recae en dos cosas importantes: viviendas hechas con adobe y carrizo, y habitantes con un imponente, orgulloso y marcado rasgo étnico. Estábamos en territorio Yaqui. Potam, para ser preciso.

   Los que presenciamos ese momento histórico en la reunión entre el Ingeniero Cárdenas y la Tribu Yaqui, no parábamos de sentir a flor de piel la impotencia de las palabras de denuncia por parte de los jefes y capitanes de Potam: Buscan desarrollarse en base a tecnología sustentable (energía eólica, parques solares y ecotecnias para captar agua), el gobierno PRIISTA se los impide, sin fundamento, y no, no piden dinero. Lo mismo pasó en Vicam (comunidad adherente al Consejo Nacional Indígena) con la presa la angostura y en Loma de Bacum, la última línea de defensa contra el gasoducto ilegal que busca imponer una empresa sobre sus tierras poniendo en peligro a sus niñ@s y miembros de la comunidad (extrañamente el mismo gasoducto le saca la vuelta a Obregón por 30 kilómetros).

20906959_10159166344190635_2103600884_o

   Lo expuesto por la comunidad Yaqui puso en perspectiva lo sucedido hace unos años en La Paz y el cambio de uso de suelo ilegal que quiso otorgar el cabildo a la minería a cielo abierto: ¿Y si el gobierno no “escucha”? ¿y si el gobierno impone? ¿Y si el gobierno es cómplice? ¿Qué va a pasar cuando la crisis del agua nos alcance al igual que la comunidad yaqui de Vicam?

Error, en La Paz ya vivimos una crisis de agua de la cual nadie habla:

   Desde hace más de 10 años en la ciudad tenemos el famoso método de “tandeo”, nos hemos acostumbrado a creer que cada 3 días te llegue agua a tu casa, que es normal si no tienes aljibe esperar unos días a que vuelva el agua, pedirle agua al vecino. NO. No es normal, debería de llegarnos todos los días, a todas horas.

20904288_10159166343730635_1291382813_o

   ¿Qué pasa? Nos hemos acostumbrado a “barrer” la arena del patio o del pavimento a manguerazos, a echar agua a la tierra “para que no se levante el polvo”, a dejar la llave mal cerrada, o a durar en la regadera hasta 20 o 30 minutos, ¡a tener pasto ¡EN UNA ZONA DESÉRTICA! Hemos hecho costumbre ver el agua correr en la calle y no buscar la fuente del derrame, denunciar las fugas, cerrar las llaves. También nos hemos acostumbrado a ver fotos de funcionarios de alto nivel inaugurando pozos, o posando al lado de una tubería “sofisticada”. Pero el agua sigue sin llegar.

  El agua sigue sin llegar desde Fidepaz hasta la Márquez de León. No llega porque como casi todo en las instituciones de este país el sistema de agua potable está mal distribuido, carece de tecnología adecuada para nuestro contexto árido y de densidad poblacional. Nuestros funcionarios municipales, dispuestos siempre a superarse, no están siendo atendidos, no están siendo capacitados y profesionalizados conforme a la urgencia y emergencia. Porque “no hay dinero”. Todo lo anterior tiene que ver con financiamiento. Financiamiento que TÚ querida y querido lector, y yo, estamos desembolsando día con día cada que pagamos algún consumible con IVA, cada que pagamos el predial o cuando declaramos impuestos, financiamiento que viene con NUESTRO VOTO. Y ese financiamiento existe, abunda, está a merced de unos cuantos personajes que muchas no escogimos, que en muchas ocasiones son elegidos por unos pocos que no representan ni un tercio del padrón electoral. Ese financiamiento se llama:

1.- Presupuesto de Egreso del Municipio.

2.- Presupuesto de Egresos del Estado (manejado por los diputados).

  En ninguno de los dos lugares podemos encontrar acciones concretas para abastecer de agua tanto a colonias populares como zonas pudientes de la capital de Sudcalifornia. Pero sí vemos campos de golf replicándose. Duplicándose. Vemos hoteles sin escrúpulos que se roban literalmente el agua. Vemos fugas que no se arreglan y mujeres acarreando agua ocho horas al día para poder cocinar, limpiar, bañar a sus hijos.

  ¿Qué pasaría si un día nos pusiéramos las pilas y empezáramos a captar agua de la lluvia? ¿Y qué pasaría si eso fuese ilegal? Nuestro derecho humano al agua hoy y mañana están en riesgo. Urge la democratización del agua para poder ser autosuficientes y ayudar a los demás a serlo, a captar agua con techos inteligentes, a filtrar agua con intervenciones urbanas y que ayuden a recargar los acuíferos y mitigar la infiltración de agua de mar, y reutilizar aguas grises en nuestros jardínes. A captar agua con tecnología avanzada que nos permita tomarle ventaja a la humedad y que permita reutilizarla para beber, para vivir.

   ¿Qué nos toca ahora? Cierra la llave, invierte en arreglar las fugas de tu casa, si puedes compra excusados ahorradores, barre con escoba no con agua, desaste de tu pasto (si tienes) y utiliza plantas nativas que están acostumbradas a la poca precipitación de la zona, denuncia las fugas incesantemente, pregúntale a tu diputado local cuánto están invirtiendo en modernizar el sistema de agua potable, exígele a tu diputado que te rinda cuentas sobre la democratización del agua, es tu empleado.

   El cambio climático ya está aquí, este año llueve, el que sigue quien sabe. Porque hoy podrás tener aljibe, pero mañana quien sabe si este lleno. Evitemos los conflictos por el H2O. Estamos a tiempo. Podemos lograrlo. Podemos hacerlo Aquí y Ahora.

Agradecimiento especial a todo el equipo, miembros y directivos
de Fundación para la Democracia, a todas las 8 comunidades del Yaqui, no están solos.

Dos átomos de Hidrógeno y uno de Oxígeno

#FábulasdeVenus: Acoso sexual, el trasgresor de la dignidad femenina

Ana obra

(Obra de Ana Razo)

Marisabel Macías Guerrero

Contar historias de todo tipo es el mejor modo que encontramos los seres humanos, desde siempre, para entendernos y entender nuestro mundo. Por lo menos intentarlo.

   Quiero contarles que han sido tantas las historias que se me han presentado desde que este tema me encontró, entre propias y ajenas, recientes o del pasado, que he tardado más de la cuenta decidiendo cómo empezar, cuando lo importante quizá, es qué haremos después de esto.

   Pensé en iniciar con los “piropos” de la mañana, mientras me dirigía a tomar el camión para desplazarme al trabajo, un hombre en bicicleta y otro caminando, con una cuadra de diferencia (sólo recorro cuatro calles), me gritaron respectivamente “mi amor” y “chiquita”… ¿Pero en qué planeta creen estos seres que esas palabras me halagan? ¿O qué es lo que realmente pretenden? ¿Cómo no se enteran de que nos incomoda? Regularmente les respondo, los cuestiono, pero esta vez algo me hizo eco.

   Reflexioné que esa escena me sucede al menos una vez por día, y en que sé que no soy la única, y que aunque a muchos les parece una exageración cuando nos quejamos, el tema del acoso callejero es algo muy serio, y que ya nos tiene hartas. El que algunos hombres, diariamente, en pleno siglo XXI, sigan opinando y gritando juicios sobre nuestro cuerpo o en general nuestra persona, significa que en el fondo no se nos ha quitado esa carga significativa de objetos, es decir, que a las mujeres nos han dejado padecer esa reducción que además se auto legitima como una forma de subjetividad, cuando realmente es un acto indebido, vulgar, que sobrepasa los límites y violenta, el que se supone es un principio fundamental de esta sociedad: la autonomía individual. ¿Cuántos de los hombres que están leyendo esto han sido acosados en la calle? ¿Cuántas veces en su vida? ¿Cómo reaccionarían frente a alguien que, abusando de su fuerza, poder o privilegios, los sometiera a esta violencia cotidiana?

   Pero no sólo nos cosifican en la calle, puede ser peor, puede estar también en casa, en la escuela o en el trabajo, además debes saber que puede ser en cualquier etapa del ciclo vital, igual te sucede cuando eres niña, luego se repite en la universidad o en algún empleo. El acoso y el hostigamiento están enquistados en la sociedad, favorece a esto el que sea un mal invisibilizado.

   ¿Y que cómo asevero esto? Bueno, pensando en cómo abordar el tema del acoso sexual, me fue inevitable no partir de la propia experiencia; y de principio asumí algo: que por más que me nombre feminista, fabricante de lengua, y que ya haya conversado varias veces sobre este tema con amigas y amigos, por más que conozca otras experiencias, realmente he guardado silencio. Pero no más.

 A muchas mujeres nos resulta muy difícil abordar este tema, porque desafortunadamente existe un primo o tío, padre, padrastro, vecino o cualquier desconocido, que nos acosó o acosan: que nos espían mientras estamos en la ducha, o mientras nos cambiamos, que nos tocan “sin querer”, que se tocan al vernos, que nos roban la ropa interior, nos mandan mensajes, que nos toman fotos sin nuestro consentimiento, que nos intimidan o nos hacen bromas de contenido sexual. Esto es algo que nos ocurre todo el tiempo. Imaginen el estrés que eso genera, sentirte acechada, hostigada, cansada hasta el hartazgo.

   En mi caso, padecí hostigamiento y acoso sexual de un par de mis primos, de manera sistemática, que se prolongó durante años, cuando estaba yo en la pubertad y ellos eran varios años mayores que yo; esos parientes arruinaron una etapa de mi vida que debió ser muy mía, sólo mía. Esos acontecimientos implicaron numerosos momentos llenos de miedo y desesperación para mí, y tuvieron claras repercusiones a futuro en diversos aspectos de mi vida. Y fue un tema que en la familia NUNCA se pudo discutir ¡El acoso sexual quebranta la dignidad de quien lo padece! Y todos somos responsables de detenerlo.

   Hasta ahora, más de quince años después, puedo ver claramente los hechos y su trasfondo, puedo racionalizarlo, reflexionarlo, criticarlo y hacer algo para transformarlo; y me parece muy importante contribuir para erradicarlo. Creo que el primer paso para declararse en contra de cualquier tipo de violencia, especialmente del acoso sexual, que es tan poco abordado y aparentemente “imperceptible”, es alzar la voz. Poner el tema sobre el tintero. Que se discuta y erradique.

   Apareció en mi memoria también, la vez en que una de mis mejores amigas, la cual además vivía frente a mi casa, nos contó, cuando teníamos como once o doce años que su papá la veía mientras se bañaba, y que incluso había intentado tocarla en una ocasión. Nosotras –ahora que lo pienso– muy empoderadas, le aconsejamos que le dijera a su mamá; claro que en cuanto ella lo hizo, la abuelita se puso a llorar y todas las mujeres de esa casa convencieron a mi amiga de que dijera que era mentira y que además ¡le pidiera perdón a su papá! Esta visión machista nos enseña a normalizarlo, ocultarlo, hacer como que no pasa. Pero sigue pasando.

   Como ese ejemplo, recuerdo muchos: luego apareció una prima, y una amiga, y la vecina… Y me dio rabia darme cuenta de que es parte de nuestra vida.

    Y mientras seguía dándole vueltas a la historia con la que iba a empezar, llegué a mi destino. Y de nuevo, una realidad social desigual me dio en la cara.

    Me desempeño como profesora universitaria. Este cuatrimestre impartí una materia llamada “Investigación en el contexto social y cultural”. Hace dos semanas, como parte de una actividad para esta clase, en la que debíamos pensar en una problemática en el ámbito educativo, un par de alumnas hicieron de mi conocimiento actos de acoso sexual por parte de un conocido profesor y terapeuta de la institución que, hasta el momento en el que ellas denunciaron el caso a la Universidad, laboraba allí.

   Respondiendo a mi ética profesional y mi compromiso como ciudadana, escuché las versiones de las alumnas, también me acerqué a preguntar a la Subdirección Académica respecto al caso; sé que las autoridades educativas atendieron de inmediato la queja, canalizaron a las jóvenes al área de Psicopedagogía, y cesaron a este psicólogo de su cargo como terapeuta y profesor, quien en terapia y clases, acosaba a sus alumnas, abusando de su posición.

   Sin embargo, actuando en consecuencia a mis principios éticos y feministas, así como a la propia experiencia desde mi cuerpo leído como mujer, me puse a investigar más sobre el tema, porque, aunque me pareció una respuesta muy favorable por parte de la escuela, me di cuenta que no atacaba de raíz este grave problema. Principalmente, porque hace falta la visibilización, hace falta informar para prevenir, sancionar a los responsables, denunciarlos, hablar del tema, llegar hasta las últimas consecuencias para erradicarlo.

   Así que, desde mi ser docente, me atreví a entablar un diálogo, a través de un oficio, con la acreditada Institución de la cual soy parte, haciendo énfasis en la urgencia de diseñar y poner en marcha campañas de prevención e información, talleres o foros, buzones de quejas, área de atención, que se sumen a la intención de formar sociedades más justas e igualitarias, libres de acoso sexual, desde el ámbito universitario. Así como de hacer visible este caso, a través de una denuncia al Colegio de Psicólogos, por la violación a los principios básicos del Código Ético del Psicólogo, por parte de esta persona en su desempeño como terapeuta, e informar su caso a otras Instituciones Universitarias, para que no se vuelva a cometer este tipo de violencia, desde el cargo de poder que un docente ostenta, por parte de la misma persona. Es como descubrir a alguien cometiendo un acto de corrupción, pero darle un puesto similar en otro lado, en lugar de separarle definitivamente de este tipo de responsabilidades.

   A partir de ese suceso, y de hacer lo que creo me corresponde como agente de transformación social; también comencé a abrir el diálogo con otras mujeres que de una u otra forma participan en ámbitos educativos. Muchas de ellas afirmaron que tampoco en las escuelas a las que asisten han recibido algún tipo de información como campañas de prevención contra el acoso sexual, algunas también han sido víctimas y lo han minimizado, o no han sabido identificarlo, y otras que, aunque conocen casos de compañeras, no saben de algún caso que haya sido denunciado y visibilizado. Parece que este tipo de violencia se ha normalizado en las instituciones, y no sólo las educativas. Resulta de suma importancia plantear una reflexión seria sobre el modelo de universidades e instituciones públicas que deseamos.

   Invito a otras personas a que puedan acercarse a las instituciones donde estudian o trabajan, e investiguen con qué mecanismos normativos eficaces cuentan para prevenir, atender y erradicar el acoso sexual. ¿Qué currículo se tiene en materia de género y diversidad? ¿Qué conocimiento se está generando en su comunidad para provocar un cambio político y social respecto a este grave asunto?

   Es importante que aprendamos a identificar los tipos de violencia que existen, los tipos de acoso, es importante saber que nadie debe hacernos bromas, chistes o gestos de carácter sexual sin que nosotras lo autoricemos, que nadie debe mandarnos mensajes de acoso, ni llamarnos para importunar, y que no estamos obligadas sexualmente con nadie. Con nadie. Ninguna persona tiene derecho a tocarnos sin nuestro consentimiento. Y que nadie tiene derecho a violar nuestra intimidad.

   Debemos ser valientes y asumir una actitud de responsabilidad y firmeza frente a este tipo de agresiones. No podemos seguir calladas, no podemos seguir ocultando este tipo de situaciones en ningún espacio vital. No podemos permitirlo. Las mujeres tenemos los mismos derechos que los hombres, y ellos no nos hacen ningún favor al respetarnos, porque en realidad, es su obligación hacerlo.

   Organicémonos, busquemos grupos de asesoría psicológica y legal, tomemos cursos de defensa personal, dialoguemos sobre este y otros temas “tabú”. Confrontemos al acosador, pongamos un alto, gritemos. Evidenciemos. Denunciemos. Busquemos los recursos necesarios para poner un alto a cada situación de acoso que se presente.

No estamos solas, nos tenemos a nosotras.

Marisabel Macías Guerrero, nació en Los Mochis, Sinaloa (1986).  Es licenciada en Filosofía por la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS). Profesora de asignatura en algunas Universidades privadas, orientando en materias relacionadas con la Filosofía. Promotora Cultural independiente. Feminista. Mediadora de Sala de Lectura. Ganadora del Premio Estatal de cuento Ciudad de La Paz, 2014, con el libro de relatos PENNY BLACK.

#FábulasdeVenus: Acoso sexual, el trasgresor de la dignidad femenina

#Gonzolador: Comunicar desde la comunidad en BCS

Radio

Alterar la conciencia gracias y junto a comunicadores comunitarios originarios de diversas naciones de cuatro continentes me permitió ampliar y replantear la concepción de estos medios y las ínfimas diferencias entre éstos y los indígenas; y de éstos dos con los alternativos, como el que alberga esta primera entrega de #Gonzolador, una columna que  pretende contar las frustraciones sociales provocadas cuando contamos con entornos somáticamente públicos.

   Tuve esa oportunidad del 9 al 11 de este mes en el Foro Internacional sobre Medios Indígenas y Comunitarios, en Oaxaca, Oaxaca. El evento fue financiado por el Instituto Federal de Telecomunicaciones de México y la UNESCO, organizado por estas instituciones y diversas asociaciones civiles internacionales y nacionales como la Asociación Mundial de Radios Comunitarias en México (AMARC Mx).

evento

   Las señales de radio, televisión e Internet pasan por el aire imperceptiblemente por casi todo el mundo. Atemorizados por este espectro y sabedores de lo peligroso que sería para sus intereses en las manos equivocadas, los señores del capital en este país se adueñaron de él, bueno, el gobierno lo declaró propiedad de la nación. Luego lo concesionó a unas cuantas familias para que se beneficiaran de él y lo custodiaran de quien lo pudiera utilizar para educar sin infraestructura física,  de difundir a través de él la verdad que ocultan el Estado y la clase dominante, de usarlo para conservar las lenguas indígenas.

   Distintas comunidades del país han sido discriminadas históricamente por los consorcios mediáticos monopólicos que todos conocemos. Algunas son indígenas, otras de un origen y población más reciente, pero ninguna vale el esfuerzo de mantenerlas comunicadas si no consumen mucho porque son pocos y pobres, o no son tantos como para influir en una elección política. Si parte de la población se organiza y se apodera del espectro para eliminar esa discriminación surge un medio comunitario o indígena, según el tipo de comunidad a la que preste servicio.

   Otra característica de estos medios es que no son solo música y canto. También sirven para resolver conflictos sociales. Para formar criterio, pero también para hacer sociedad. Deben de ser efectivos para eliminar lo que nos duele como comunidad. Pesares hay hasta en las más grandes urbes donde sí hay muchos canales de televisión, de radio, pero si ninguno informa o comunica bajo estos principios y se dedica a cuidar solamente a los pobladores gruesos y no al grueso de la población, si medio informan o medio comunican, surge una necesidad. Por ello tenemos medios comunitarios e indígenas en ciudades.

   Un medio comunitario o indígena es aquel que dominó al espectro y lo utiliza para cuidar a su comunidad, ese es un medio completo, así como los medios alternativos, que sin concesiones del Estado informan y comunican con este fin a través de Internet, impresiones en papel, o como los que lo hacen desde una universidad, un medio público o social e incluso desde las cadenas privadas, pero que no dejan sin trabajo al primer comunicador que pise callos muy grandes u ojos de peces muy gordos.

   Tú sabes cuáles son los que existen en Baja California Sur, y tienes el deber de cuidarlos si quieres a tu comunidad y la forma de vida como la conocemos. Sabes también lo que nos duele perder a los sudcalifornianos y en particular a los pobladores de cada municipio. La belleza física de nuestro territorio también está en peligro.

Claro siempre está la posibilidad de continuar con medios a medias.

Rafael Murúa Manríquez es director de Radiokashana 93.3 FM y de Ondas en la Playa A.C.

#Gonzolador: Comunicar desde la comunidad en BCS

El dilema de Los Cabos: ¿el turista o el residente?

playaCSL

Carlos G. Ibarra

Un rifle automático, en unos cuantos segundos, agujeró la estrategia de miles de dólares en marketing y publicidad que gira en torno a la marca Los Cabos. Los balazos obligaron a familias y turistas a huir de playa Palmilla a la que asisten cada domingo. Ese 6 de agosto ocurrió un golpe simbólico que los hombre del dinero llaman “la gallina de los huevos de oro” en un hecho devastador que revivió declaraciones como “ningún turista resultó herido”.

   En un desesperado intento por contrarrestar la mala imagen en medios de comunicación y evitar la salida de los capitales que fluyen a través del sector turístico, Luis Esponda Cascajares, director del Fidecomiso de Turismo de Los Cabos (Fiturca), salió mucho antes que las mismas autoridades con un boletín de prensa para aclarar que los visitantes, ni uno solo, fue herido.  La estrategia del profesional en promoción turística era posicionar en el espectro mediático que en Cabo no se mata al turista. Sin decirlo, recalcó que en Los Cabos solo matan a residentes. A mexicanos. A criminales.

    Al final, en la construcción del mensaje que se difundió pasó a segundo plano la salvaguarda de los locales. Los que habitan las calles cada mañana para ir a chambear atendiendo a millonarios.  Quizá por la inmediatez de la reacción no hubo tiempo de configurar el recado que Esponda Cascajares emitió o quizá la afirmación del Fiturca sea un reflejo de lo que algunos creen, sobre todo aquellos que dependen del negocio turístico.

    Incluso se envió un documento Q&A en inglés que guiará a hoteleros con respuestas a las preguntas frecuentes que hacen medios de comunicación, integrantes de la industria turística y consumidores. De lo que pasó en Palmilla se dirá que las autoridades informaron que “el incidente fue un asunto personal” sin turistas lesionados.  El hecho es un evento aislado. La seguridad de visitantes es la máxima prioridad para las autoridades.  Solo criminales pierden la vida. Se dirá lo que sea para mantener la burbuja.

   La veneración al proceso de turistización del territorio es un fenómeno que lleva implícita la revaloración de la ciudadanía que habita el lugar. La retórica del turismo es un doble discurso: el local pasa a segundo plano. En la lógica de urbanización turística los locales estorban en la ecuación.

    En ciudades turísticas de España, por ejemplo, el rechazo al turismo va en aumento. Esto no es nuevo, George Doxey propuso en 1975 un índice de irritabilidad ante la turistificación que consta de cinco fases: euforia; apatía; molestia; antagonismo y rendición. Justamente Barcelona experimenta la etapa cuatro que generó manifestaciones y actos violentos contra autobuses turísticos; ¿BCS en cuál se encontrará?

    La turismofobia, en España, para algunos es una xenofobia crónica que emanó de un grupo radical de izquierda. Para otros, es la reacción natural a los elevados costos de alquiler que imposibilitan al ciudadano común pagar un piso para vivir, porque Airbnb creó una crisis entre los españoles que, ahora, los obliga a aglutinarse en pequeños departamentos mientras que los extranjeros pagan y habitan ocasionalmente sus antiguos barrios, en una cara más de la gentrificación de las ciudades turística, en un fenómeno que releva una clase social baja por otra con mayor capacidad monetaria.

   ¿Llegará el día en que la aberración al turista por parte del residente ocurra? Sí. En algún momento sucederá como pasa en otros países cuando la presión turística sea insostenible. Pasará bajo condiciones distintas que España o Italia.

    La turismofobia es una reacción natural a las injusticias del turismo y, en BCS, lleva una lista larga de atrocidades como el despojo y daños socioambientales.

Twitter: @cachobanzi

El dilema de Los Cabos: ¿el turista o el residente?

Sudcalifornia: espiral ascendente de barbarie

FullSizeRender (6)

Roberto Galindo

No me siento desilusionado por el gobierno del estado, yo no voté por ellos para la gubernatura. Defraudados se deben sentir los que les creyeron al Partido Acción Nacional (PAN) y al actual gobernador sus promesas de campaña, sobre todo en lo que prometieron en cuanto a la inseguridad y la violencia; asuntos que antes de la contienda electoral de 2015 –entonces focalizados en algunos puntos del estado– ya daban muestras de los niveles de barbarie que han alcanzado y de la expansión que tendrían por toda la entidad.

            Antes de que el actual gobierno tomara “las riendas” del estado, la violencia criminal ya estaba instalada en Sudcalifornia, pero eso no los exculpa de no poner orden en la entidad que dicen gobernar. No hay excusa que valga, menos aquella de que es un problema heredado de administraciones anteriores; pues para eso llegaron ellos, para resolver los problemas de Baja California Sur. Y los ciudadanos hayamos o no votado por ellos tenemos el derecho y la obligación de exigirles nos den la seguridad que el Estado debe procurar a sus gobernados. Cuando el PAN y Carlos Mendoza Davis decidieron contender por la gubernatura, ya sabían a lo que se enfrentarían en cuanto al crimen organizado, no existen los políticos ingenuos, entonces dijeron saber cómo prodigar seguridad a los sudcalifornianos.

            Hoy Baja California Sur es uno de los estados más inseguros y violentos de la nación. Ahora el que fuera un paraíso para mexicanos y extranjeros es uno de los lugares más violentos del planeta, pues México es una de las naciones más violentas del mundo y Baja California Sur ocupa los primeros lugares de criminalidad a nivel nacional. Asesinatos en despoblado y en las urbes, ejecuciones en restaurantes y centros comerciales, balaceras en las playas más turísticas y fosas con cuerpos sin identificar. El huracán de la barbarie llegó tarde pero con vigor a la media península y, por desgracia, se estacionó en la entidad y poco a poco incrementa su fuerza.

            Hace tres años que se instaló la violencia en Sudcalifornia y apenas estamos viendo algunas de las consecuencias de la criminalidad armada. Y no es que los más de 600 decesos que se han acumulado desde julio de 2014 no importen, son lamentables tantas muertes, es una desgracia humana. Pero es apenas el comienzo, pues lo que fuera un destino de ensueño y un refugio de paz y tranquilidad ha dejado de serlo y como consecuencia el turismo mermará aún más y el desempleo se incrementará. Hoy vemos los primeros resultados negativos en las estadísticas de estos rubros; pero en las calles, en los barrios, en los espacios públicos ya experimentamos el incremento de la incidencia delictiva: asaltos en la vía pública, hurto en viviendas y negocios, robo de autos, entre otros, pero cada vez más violentos. Otra consecuencia será la depreciación de la tierra, de los bienes raíces, pues el interés por vivir en el estado disminuirá.

            Baja California Sur ya no es la tierra prometida, ya no es la entidad alejada de los problemas nacionales. Ahora es como el resto del país, casi una desgracia, y lo que nos queda como ciudadanos es mostrar nuestra inconformidad de manera pacífica y exigir resultados sensibles a nuestros gobernantes. Estamos a unos pasos de acostumbrarnos a sobrevivir entre fuegos cruzados, a normalizar la violencia en nuestras vidas, la muestra es la pasividad ante los últimos sucesos y seguir diciendo “es entre ellos”. Ellos andan entre nosotros y en estos asuntos del ellos al nosotros hay sólo un momento y un lugar, como les sucedió a esos nosotros que ya forman parte de las estadísticas de esos ellos, los que conforman los daños colaterales de esta espiral ascendente de barbarie que es hoy Sudcalifornia.

 

Roberto E. Galindo Domínguez

Escritor, maestro en ciencias, arqueólogo, buzo profesional, literato, diseñador gráfico. Cursa la maestría en Apreciación y Creación Literaria en Casa Lamm. Miembro del taller literario La Serpiente. Escribe para la revista Contralínea.

Sudcalifornia: espiral ascendente de barbarie

#ALVTurista: De la falsificación de documentos al espectáculo mediático

John4

Nuria Gil / Sergio Reynaga

Comité Groucho-Marx, comediantes comprometidos

 

El secreto de la vida es la honestidad y el juego limpio, si puedes simular eso, lo has conseguido.

Groucho Marx

I

 

Buenas, Jóvenes y jóvenas, nos volvemos a poner en transistores. El espectáculo y sus decorados, en sus formas más sofisticadas, se nos presentan como formas asumidas. Naturalizadas para el desplazamiento cotidiano de las poblaciones. Sin embargo, el ensamblaje de utilería y escenario, supone cada vez más un ejercicio ridículo. Aunque por estúpido, no deja de ser violento. ¿Turi o espectador?, ¿Qué relación hay entre no implicarse con los dolores del mundo y la exigencia de paisajes idílicos? El poder no tiene ética, decimos pues, que la situación de injusticia social, solo puede ser inducida por las tontas.

     Por otra parte, “poder hacer, poder decir”, quizá sea también un grado importante de responsabilidad, aunque la palabra luego se sienta como un huizapol en el pie. Los desplantes de autoritarismo suscitados desde el inicio de la administración en estado crítico de la imponente figura del gobernador Carlos Mendoza, (¿no les recuerda un poco al pingüino de batman regresa? de eso hablaremos en la siguiente entrega) son un arcoíris en colores pastel. Se abre el telón, sale un político de oficio con una propuesta de ley, que garantiza al capital privado la oportunidad de pasar por alto las necesidades de la población y por supuesto la posibilidad de realizar sus proyectos sin restricciones de ningún tipo, con la promesa de transformar sus pérdidas en deuda pública ¿cómo se llamó el chiste? La ley Mendoza en un pueblo sin gente, con todo lo que eso implica. Como si el cuadro no estuviera de por sí caliente, con la guerra del narcotráfico, el incremento de las muertes, y la militarización de la ciudad, pudimos ver como se atentaba contra los pescadores de la cooperativa Punta Lobos, a punta de granaderos, (cuicos entrenados para propinarte una chinga), más aún, el intento de despojo, en un desprecio descarado por las estudiantes sudcalifornianas en la Ciudad de México, en el caso de la AESM y la casa del estudiante. Con saña y maña, nuestros sapientísimos administradores nos dicen: Pues esa madre se está cayendo, igual y la palomilla ni la ocupa bien, además, somos a toda madre, los vamos a salvar de su espacio histórico, porqué quizá si lo vendemos, ustedes que son profesionistas del mañana, puedan darnos un mejor presente, ¿se acuerdan que nosotros les dijimos vivir mejor, pero en un mejor futuro? Pues el futuro no es hoy, si no mañana o pasado, mijitas. Y si se vuelven a organizar por los golpes económicos que el neoliberalismo nos exige dar, pues les volvemos a sacar a los granaderos. Y sí, así fue con los camioneros durante las manifestaciones contra el gasolinazo. Nosotras pensamos que la clase política entera se compone de turis, no habitan ni procuran el territorio, la salud ni el respeto a los pobladores. La búsqueda de la vida plena, para ellas, consiste en apañar lo que se pueda mientras quede algo. Desde lejos watchamos con tierna pero filosa ironía, la inmoralidad de sus sueldos y sus discursos tejidos de mentiras, allá lejos, porque señoras y señores: nosotras no les creemos.

Hay otra cosa que quisiéramos sumar a lo que nosotras llamamos: las perlas del desprecio: la guillotina política a través del linchamiento mediático contra John Moreno, el abogado de los pescadores movilizados en Todos Santos, y contra Joella Corado. Pensamos que sí, como se ha dicho ya, es una amenaza a la movilización política organizada, que se opone a los planes de socialización de la miseria y generalización del despojo a beneficio de los dueños del dinero. Aunque más curiosa nos resulta, la estrategia utilizada por los turis, que va desde la falsificación de documentos utilizados como pruebas para su detención, a las ridículas irregularidades en los procedimientos, tal forma de secuestro político nos parece arcaica, aunque para nada extraña. El papel del espectáculo mediático al servicio del montaje institucional será clave para la aplicación de la fuerza pública (o privada): la posibilidad de vivir mejor está aquí ¿pero para quién? Mientras ellas amasan fortunas despojando a nuestra comunidad, a lo hacha, las fauces jurásicas del monstruo político neoliberal, continuaran el pique contra la vida y la dignidad. La simulación mediática es hoy la única garantía de legitimidad para el gobierno de turis, sin embargo, pareciera que su desmantelamiento sólo necesita de que pushemos poquito, una madrecilla nomas pues… pero juntas.

Fin del primer acto.

II

Dentro del afán por revalorizar el vasto suelo mexicano, encontramos una nueva categorización solo para unos pocos pueblos afortunados y merecedores de tal etiqueta: la de “Pueblo Mágico”. El país ya cuenta con 111(y subiendo) de estas localidades y sus respectivas promesas gubernamentales, tanto para los habitantes  de esos hermosos lugares como para el visitante, ese “turi” que espera una alternativa fresca, que quiere escapar de su cotidianidad, de su hastío, para sentirse inmerso en otras costumbres, en otras prácticas pero sin percibir que se trata de un parque de atracciones. De un decorado. Se abre el telón, comenzamos y se repite, se repite un día tras otro pues esa autenticidad que se espera del local no es más que la repetición diaria para contentar a dicho espectador. Digamos que en esta obra el director es el capital, con el cargo de subdirector encontramos a los organismos gubernamentales, tenemos también a los actores con sus diferentes papeles: principales, secundarios, suplentes, las que forman parte del decorado (¿recuerdan al niño pasto, o al niño acento?) y por supuesto, las que no pueden faltar: las espectadoras. Y así manteniendo a cada una en su lugar, todo bien ordenadito y delimitado, todas podemos estar tranquilas, sobretodo algunas, aquellas que van con el equipo vencedor.

        Según la Secretaria de Turismo de este nuestro estimado Gobierno, las características que debe cumplir un Pueblo Mágico para ser nombrado como tal y ser revalorizado (económicamente aunque lo disfracen  histórica y culturalmente) exigen contar, con atributos únicos, simbólicos, leyendas, historia, hechos trascendentes, cotidianidad, magia que te emanan en cada una de sus manifestaciones socio-culturales, y que significan hoy día una gran oportunidad para el aprovechamiento turístico atendiendo a las motivaciones y necesidades de los viajeros. Pues un Pueblo Mágico se define como un pueblo que a través del tiempo y ante la modernidad, ha conservado, valorado y defendido, su herencia histórica, cultural y natural; y la manifiesta en diversas expresiones a través de su patrimonio tangible e intangible (querido lector esto lo puede encontrar aquí http://www.sectur.gob.mx/wp-content/uploads/2014/10/GUIA-FINAL.pdf ).

Hasta ahora parece un plan perfecto de conservación y mantenimiento de las prácticas histórico-cuturales y la economía local. Queridas y queridos, tenemos la gran suerte de encontrar en Baja California Sur dos de estos Pueblos Mágicos, Loreto y Todos Santos. Y después de esta larga introducción, y de intentar hilar esta serie de acontecimientos que hasta parecieran aislados, hablemos un poco de Todos Santos. Pues este hermoso pueblo, cumple con todo lo citado anteriormente. Es más, allí conviven felizmente foráneos que ya son locales, artistas, pescadores, agricultores, locales que parecieran foráneos, visitantes, “turis”, naturaleza, cultura e historia. ¡Un momento!, ¿hemos dicho pescadores?, ¡uy! pues creemos que ellos y sus prácticas socio-económicas, su cultura y su historia no tienen cabida en un Pueblo Mágico, por lo menos  no en Todos Santos, creemos que los turis dirigentes, pensaron: pues como la lista es larga si retiramos solo a un pequeño grupo de esta conformación de categorías nadie lo notará. Y así, desacreditando lo expuesto con anterioridad, es como comenzó el megaproyecto de Tres Santos, esa maravilla “ sustentable y ecológicamente responsable”, que dará trabajo a los que anteriormente ya tenían trabajo (xdxd) y que en un futuro será parte de la dinámica local, suponemos que esperan que el ya inaugurado hotel boutique San Cristóbal y el proyecto que pretende ocupar una superficie de 414 hectáreas, en las que se construirán 4.472 viviendas (cuyo precio oscila entre los 400,000 y los 900,000 dólares), tres hoteles, áreas comerciales, un huerto “orgánico comunitario”, un club de nado privado, el “Centro Universitario Todos Santos” de Colorado State University y una planta desalinizadora, pase desapercibido en un pueblo de 5000 habitantes. Hasta ahora, nosotras pensábamos que el acuífero de Todos Santos presentaba déficit, quizás de donde beben 5000 puedan beber otros 10,000, pues solo es agua. Todo esto exige que los pescadores se acostumbren a sus nuevos trabajos, y los conviertan en las prácticas cotidianas de las que hablábamos al principio, que nadie recuerde la playa Punta Lobos, el mangle y a los pescadores. Que el caso de John Moreno y Joella Corado sea recordado como un caso de despojo legal (y entre ellas además), que no se relacionen sus nombres junto al de los pescadores, la lucha por la preservación de su playa y las prácticas que durante generaciones se han llevado a cabo allí. Pues ahora pongámonos un poquito serias: hay que vincular los nombres de Black Creep Group, conocida como Mira Companies (su filial mexicana) y Tres Santos, pues como la “Santísima Trinidad” son tres en uno. A esos nombres hay que relacionarles el despojo a los pescadores, la pérdida completa de un ecosistema y su consiguiente transformación, la pérdida de las prácticas socio-económicas y culturales, la pérdida de toda la dinámica socioambiental y el encarcelamiento (secuestro) de John Moreno y Joella Corado. Esto llevado a cabo con el apoyo gubernamental y la autoridad (in) competente, bajo concesiones para uso de suelo y agua de SENMARNAT y OOMSAPAS, organismos que velan tanto por el ecosistema, como por sus pobladores. En fin, desde que inició el proyecto de Tres Santos hemos disfrutado de tres partidos políticos de color y nombre diferente al mando, aunque las políticas son muy semejantes, ¿No parecen el mismo perro con distinto collar?  Es tal la incongruencia que hasta parece un mal chiste.

Por último, nosotras las militantes del comité Groucho Marx, comediantes comprometidas, queremos pedir una disculpa por haber hablado con más seriedad esta vez. Les contamos: al chile, hace mucha calor, y cuando el infiernito nos abraza de tal manera, a una no le queda más que cagar el palo, o en su defecto pasearse por alguna tienda departamental (chale) con aire acondicionado, aunque también nos podríamos hacer pendejas por el malecas, para hacer como que no pasa nada, loca. Pero como no podemos pasearnos por la tienda o bajar al malecón, pues nos pusimos a cagar el palo… Esperamos ofrecer más risas en la próxima entrega. Bueno pues… nos watchamos al rato, palomilla, se bañan.

Fin del segundo acto

Pd: Afirmamos que el gobernador y todos sus secuaces son turis. Por si no quedó claro.

#ALVTurista: De la falsificación de documentos al espectáculo mediático

#ALVTuristas: De la mancha de mierda a las ciudades florero

Sergio Reynaga / Nuria Gil

Comité Groucho-Marx, comediantes comprometidas

“Trabajando conseguí ascender de la nada a la pobreza más extrema”
   Groucho Marx                 
                                                             

En las últimas semanas se nos ha bombardeado con notas de mierda, y sobre restos fecales. La cuestión que nos proponemos tratar en estas líneas, nos coloca en la silueta de un personaje casi invisible, por no decir metafísico, pero a la vez omnipresente, y según su solvencia económica también omnipotente: El turista.

   La guerra por la vida digna en los territorios que sirven como espacios para el desarrollo inmobiliario, turístico y económico del proyecto neoliberal del Estado mexicano, y de manera más precisa de Baja California Sur, sujeta a la población a una cantidad de formas legales que nos arrojan cada vez más a la periferia, a los márgenes, a la mugre y la rabia. Esto último, amiguitos de guayabera, puede resultar contraproducente. La cultura del consumo generalizada, nos opone la inducción de estímulos tan arcaicos como la siguiente formula: Asumir la presa, digerir, excretar. ¿Qué tan normalizada está hoy la violencia en La ¡Paz! (colóquese aquí sonido de arma de fuego, el calibre es responsabilidad del lector)?, No pretendemos sugerir siquiera una respuesta, sino hablar sobre el asunto a manera de esbozo, boceto, garabato más bien.

 Lugares comunes, pensará nuestro sapientísimo lector, sin embargo no los consideramos agotados. El centro de la ciudad es una cantina gigante, esto en especial nos causa una ligera comezón: la apertura al derrame del tiempo libre a propósito de la ingesta de alcohol, por las siguientes situaciones: No hace falta complicarnos mucho para comprender que los espacios controlados, regulan nuestras conductas, y que todo comportamiento asumido por nuestra comunidad apuntala y estimula la situación de desgaste de los vínculos sociales, dicho de otra forma: obedecemos y echamos a perder nuestras relaciones afectivas-comunitarias. En este sentido, es preciso hacer algunas otras afinaciones. Nosotres, pensamos que dichos patrones, son el ejercicio de la violencia del capital, más aún, una garantía y fuente legitimadora de la vigilancia. Y como siempre nos gusta volver a revisar si olvidamos algo, la cancelación del tiempo. Si, si, ya sabemos que suena exagerado, pero échale un vistazo a tú vida…

turi

Bueno, les habíamos hablado de los turis. Quizá sea necesario aclarar que no es que no nos gusten las visitas, pero de ahí a invitarlos a cagar a la casa, hay mucho trecho. Pensamos que ser turi, pasa por la búsqueda de imágenes idílicas, empaques y etiquetas generalizadas, de alguna manera se nos presenta la línea de ensamblaje: Adecuación-empaque-presentación. El acceso a la aventura de nuestras comunidades, pasa por la mercantilización de la ciudad y el territorio, es pues la venta de un producto ilusorio que satisface la gula adquisitiva de locales y extranjeros, ¿qué se pensaban, que sólo los güeros son turis?, no, no, mis queridos druguis, como sugerimos aquí, ser turi, en este primer garabato, significa depredar cuanto nos sea posible. Todo esto, pasa por la agenda institucional, no es casualidad, cómo dijera alguno que no me interesa nombrar aquí: Dios no juega a los dados. Las actividades de la secretaria de turismo, pasan (entre otras) del golf al romance y del spa al ecoturismo, (eco de económico, ¿no?),  y por supuesto del shopping, (Aica) a la vida nocturna, papus y mamus. En la ruta aquí trazada, observamos, a modo de obituario, la construcción de una ciudad de carácter excluyente. ¡Se te va caer la baba en los escaparates, pero solo eso!

Así pues, palomilla; las excelsas figuras intelectuales que componen la actual administración, nos invitan, en los últimos días a un espectáculo sin precedentes desde la inminente amenaza de la mega-minería toxica a cielo abierto, la ley público-privada, las calles carnicería, y… esperen. Bueno, quieren enchularnos el malecón, dicen ellos/as, los que saben de eso, que “La Paz tendrá un malecón de nivel mundial”, y de ser posible que dicha empresa se realice, pues si, será de nivel mundial. Esto significa que no tendrá diferencia alguna con cualquier otro destino turístico, la caricatura es simple: la homologación de las lógicas del consumo y los caprichos del capital privado, pues estas, son necesarias para el correcto funcionamiento del turismo y sus agentes: los turis. Lo que más oscuro nos parece en esta oferta, es la exclusividad de los espacios públicos, que de por sí, por sí mismos en su calidad de públicos no son garantía de nada. La inversión de la primera etapa, supondría el gasto de 150 millones de pesos, no obstante, servirán, dicen, para garantizar el crecimiento cultural, el deporte y la inclusión de la población discapacitada. Es por mucho cuestionable tal aseveración, ¿Qué deportistas y que discapacitados asistirán a tales festejos?, Dejo las interpretaciones a su juicio, pero quiero decir algo, se me ocurre, que quizá estas personas no tienen acceso a la práctica digna de la ciudad ni de sus disciplinas, y si a esto le sumamos la inutilidad del transporte público y la calidad excluyente de las zonas comerciales, nos meteríamos en un aprieto. O no sé si entendí, pero creo que la plataforma más fuerte de su discurso es el fortalecimiento económico de los negocios y el crecimiento de la plusvalía de los terrenos adyacentes. ¿Y qué pasa con el gentilicio, la paceñada qué, a donde van, más lejos, a la periferia de la periferia?

 

 

Fin del primer acto.

 II

¿Se ven bonitos a los lejos los kayaks y Jhon Smith en su tabla de surf, no loco/a?

Dentro del programa de mejora urbanística que nos presentan los ilustrados dirigentes, está, como ya advertimos, la remodelación completa del Malecón con la creación de estupendas playas, artificiales, pero bonitas para contentar la vista de nuestros amados turis, y ya de paso con el lavado de cara, revalorizar el suelo del centro e incrementar un poquito los precios, (no mucho) pues Cancún y Acapulco ya están muy quemados. Por un lado hasta parece un proyecto amable, aunque no sabemos qué lado, ya que dejarán un poco en paz a Balandra y sus manglares, al Tecolote y a los lobos marinos, así quedará todo en corto: bares, shopping y playa en el mismo lugar: ¿qué más quieren? No obstante, parece que se han escapado pequeños detalles en el planteamiento de la construcción de las nuevas playas, cositas sin importancia, como son el alto contenido que posee la bahía de La Paz, sobre todo en el área del Malecón, de bacterias coliformes, dicho de otra forma: bacterias provenientes de los escurrimientos antropogénicos de las aguas fecales sin tratar que dan directamente a esa zona, o por denominarlo de otra forma, bacterias que provienen de la mierda de la ciudad que acaba en las cristalinas aguas de la bahía. Esto es debido a la inexistencia de buenos sistemas de purificación. Pues sí, nos bañaremos en mierda pero con bonitas vistas, en playas bonitas, rodeados de bonitos comercios y bonitos bares. Junto a la urbanización mal hecha y mal planteada, aunque no para las cuentas bancarias de algunos, las condiciones higiénico-sanitarias de las aguas se vuelven desfavorables, mucho peor las de vida para aquellos que viven y trabajan, y son exiliados cada vez más lejos de la zona céntrica, aquellos que no vienen a disfrutar unos días de las maravillas de La Paz. ¡La vida es bella!

Hay que se señalar algo que los paceños tienen muy claro, que uno no caga donde come. Quizás por esto, es que nadie se baña en las aguas del Malecón, a menos que no pueda pagarse una playa más limpia, mucho menos se puede imaginar la pesca en esa zona. Pregúntele usted, nuestro sapientísimo lector, a la palomilla del esterito…

Nos preguntamos si al construir la playa se mantendrán los bosques de alga Ulva, o quizás no hayan pensado en la biodiversidad del ecosistema costero pero si en la diversidad de beneficios económicos que ofrece. ¿Y los huracanes? Porque por otra parte, también se presenta ese problema, si los cauces fluviales naturales se encuentran tapados por la urbanización y de por si ahora mismo no hay arena en el malecón, esta nueva y bonita playa se enfrenta a que cada vez que ocurra un temporal los efectos negativos de éste, serán más graves que el anterior, por lo tanto la arena “se va”, ¿será una sustitución infinita de arena para mantener la nueva bonita playa? ¿Están contemplados estos gastos en los presupuestos de la obra? Creo que no entiendo nada, pero estamos seguras que aumentarán los puestos de trabajo en hoteles, bares, restaurantes, tiendas y seguro que habrá más plazas para entrar en el cuerpo de seguridad como policía turística, porque ante todo hay que salvaguardar la seguridad del visitante. Todo esto disfrazado de mucho sol, muchas luces y muchas sonrisas.

Nosotras queremos decir: el embellecimiento de la ciudad y de la zona comercial, nos vuelve más feos/as, horribles diríamos. Por último, aunque solo por hoy, para cerrar, queremos hablar con un poco de seriedad. Creemos que la descomplejización de nuestra sociedad es necesaria y que otra forma de vivir, no solo es posible sino urgente, tomando en cuenta que nuestra relación con el entorno, supone mediante nuestras prácticas, el deterioro de nuestra calidad de vida y la depredación de los recursos que sostienen la vida, también pensamos que tales situaciones de desgaste nos oponen la guerra, intentamos comprender que su lujo es nuestra ruina, y que mientras no seamos capaces de arrebatarles el privilegio que gozan, el único destino que podremos visitar será el psiquiátrico. De nosotras depende, de nuestra implicación con la transformación de nuestras comunidades, quizá esto signifique dejar de ser meros espectadores, dicho de otra forma: dejar de ser turis. Dios ha muerto, todo depende de nosotras.

Fin del segundo acto.

Hasta la próxima entrega.

 

#ALVTuristas: De la mancha de mierda a las ciudades florero